Los genios sombríos del Koran

Es asombroso como el conocer ciertas pistas del rompecabezas de la realidad, facilita entrever lo oculto a la mirada inocente; de cuántas formas emerge entre hábiles zurcidos el cuadro de un velado e ignorado reino con criaturas fantásticas pero siempre alarmantes. Una de estas fuentes que nos habla con autoridad sobre ciertos seres invisibles que cohabitan nuestro mundo en una realidad paralela, es el Koran, las Escrituras Sagradas del Islam:
Entonces, cuando El Creador lo creó y le dio forma, Él ordenó a los ángeles postrarse ante Adán; y se postraron, pero no Iblís. Allah dijo: “¿Qué te retiene de postrarte cuando te lo ordeno?” El contestó: “No es mejor que yo: Tú me creaste del fuego, y a él de la arcilla. (Koran 7:10-12) (†)
Estos genios sombríos o jinns según la tradición árabe, fueron creados de las llamas sin humo (¿del fuego filosofal? ¿tal vez, de una densidad más sutil?), mientras que el hombre proviene de la arcilla, y los ángeles de la pura luz. Los jinns pueden alterar su apariencia, y asumir una forma humana o animal; también se nos comenta que existen relaciones maritales con los humanos, y al parecer la Sharia o Ley Musulmana tocaría temas como descendencia y herencia, pues los híbridos no podrían habitar en nuestra densidad por mucho tiempo; en Daemonolatreiae (Demonolatry) de Nicholas Remy leemos:
Una de las cuestiones que resultan más penosas de entender es el bronco silbido que estos niños emiten en lugar de llorar, su andar atolondrado y su manera de buscar en lugares ocultos... Debemos confesar que los demonios intervienen activamente y se introducen en las madres o en sus hijos no natos dotándoles de poderes que son completamente sobrenaturales.
Podemos comprender un poco mejor las declaraciones de Remy si lo entendemos desde la perspectiva de las manipulaciones genéticas; pero quizá sea importante mencionar que en el Libro de Enoch -un libro apócrifo del Antiguo Testamento- se describe la forma en que los Vigilantes o Caídos tuvieron relaciones con las hijas de los hombres y les transmitieran los secretos básicos de la magia y el ocultismo.

El Koran va incluso más lejos y nos ofrece una clasificación de estas entidades en función de su poder sobre la realidad humana:
  • los Jann, que serían los más débiles (¿tal vez híbridos? ¿quizá los conocidos como Grays?);
  • los Jinn, que han evolucionado de los primeros ;
  • los Sheytans y Gaddars, o demonios;
  • los Ifrits y Si'las, otro poderosos demonios;
  • y finalmente la clase más poderosa, los Marids que pueden conceder deseos terrenales.
Hay unos datos de color que el ojo entrenado puede encontrar interesantes... todos los jinns cohabitan en una realidad paralela y son considerados como los verdaderos amos del planeta, ya que estuvieron antes que el primer hombre. Es interesante también notar que su orgullo crece en relación a su poder, siendo poco juicioso que el hombre los desafíe o engañe. Las criaturas demoníacas conocidos como los Si'las suelen encontrarse en los bosques durante la noche, y se los acusa de torturar hasta la extenuación física. Mientras que el Gaddar es calificado como un predador que cambia de formas, con la costumbre de engañar, torturar y aterrorizar hasta la locura a los seres humanos.

Sobre los Marids o Mares alguna mente inquieta podría relacionar las raíces de la palabra nightmare (pesadilla) y el conocido mito de las entidades oscuras encapuchadas o visitantes de dormitorios, parte de los fenómenos relacionados con la parálisis del sueño. Es notable también que en el vídeo El Secreto, famoso entre los cautivados por el paradigma de la Nueva Era de Tu creas tu propia Irrealidad el personaje que otorga los deseos no sea otro que un genio. Y siguiendo con los juegos de palabra, junun (obsesión, locura o posesión) y majnun (enloquecido o alienado) parecen compartir la misma raíz que jinn.

Jinn en árabe significa
los ocultos o escondidos
Quizá algunas de las características resuenen con Los Antiguos de la literatura lovecraftiana y en especial con algunas entidades citadas en el Kitah Al-Azif. Y no es improbable que Lovecraft estuviese al tanto de estos seres, ya que era un frecuente lector de Las Mil y Una Noches, donde los jinns aparecen con frecuencia en un rol más que protagónico.

Otras curiosas creencias nos informan que el reino de los jinns se encuentra en las alturas, desde donde les es posible conocer casi todo el acontecer humano en el planeta (¿no sería atrevido pensar por un momento en el fenómeno UFO/OVNI y la coincidencia con los Jinns?); aunque también habitan en las regiones inferiores, debajo de la tierra, donde se encargan de otras tareas.

Quizá el aspecto más notorio sea su habilidad de cambiar de forma (¿quizá su realidad sea de fisicalidad variable?). Si bien los jinns sólo puede ser vistos cuando adoptan forma en el plano físico, como antropoide, animal o cualquier otra, es cuando más riesgo corren porque son alcanzados por las leyes físicas. Por lo tanto sólo acostumbran realizar esto por un corto tiempo y por una razón apropiada.

* * *
*

Nada es gratis en la vida

Parece un título depresivo o hasta siniestro, pero hay bastante oculto a la mirada simple. No hay muchas dudas al respecto: en una realidad entrópica, todas las transacciones energéticas poseen una carga adicional (o payload); quizá algunos que vivan en la descarriada latinoamérica reconozcan algún patrón similar a las coimas y arreglos, lubricantes de un forzado y oxidado motor de intereses egoístas y del sálvese quien pueda.

Pero hay más: todos aquellos sistemas de creencias sostenidos con fe que intentan tapiar la triste realidad con promesas de salvación y amor, simbolizan el aspecto marketinero que se disimula detrás de un producto comercial: nos han vendido una ilusión, nos han preparado un contrato draconiano con el fin de obtener réditos ocultos de una mala decisión de compra. Ahora bien, la adquisición ya está hecha, ¿verdad? Pero no es suficiente, las autoridades (o sus secuaces) deben exprimir al máximo al consumidor mientras este permanezca ignorante, quizá esto lo quiebre definitivamente y lo convierta también en un parásito que se alimente de otros consumidores... ¡y allí está! la pirámide vampírica siempre amplía su base, pues su punta se deshace en materia exánime. Del libro Secrets of the SaucersOrfeo Angelucci nos comenta:
Durante un tiempo, él [un alien nórdico] permaneció en silencio y yo fui extremadamente consciente del tremendo campo vibracional que lo rodeaba; una tangible emanación de serenidad, amor fraternal y alegría indescriptible. Luego dijo: "Tu sientes y comprendes intuitivamente muchas cosas que no podría comentarte de manera directa, Orfeo. Te has dado cuenta que no somos como los terráqueos en el sentido que funcionamos bajo dimensiones desconocidas para tu mundo. La Tierra es un mundo de tres dimensiones y como tal, mayormente una ilusión. Te puedo decir que para entidades de ciertos mundos, la Tierra se considera como 'un planeta maldito,' la 'tierra de los condenados, de los caídos.' Otros llaman a tu Tierra 'la casa de los dolores.' Debido a que la evolución de la Tierra está basada en el dolor, pena, sufrimiento y en la ilusión de la muerte física. Créeme si te digo que no toda evolución son similares a la de la Tierra, más allá de lo que opinen tus científicos."
El Jardín de las Delicias obra del pintor Hieronymus Bosch
Bien, es un rompecabezas bastante Boschiano, ¿no? ¿Pero es que hay algo más? Es evidente que semejante al tríptico hay más de una posibilidad... acá comienzan a jugar dos conceptos: las polaridades y las orientaciones. La mayoría de las corrientes de pensamiento religioso aseguran la existencia de al menos dos realidades: la física y la espiritual. Hay quienes sostienen que en medio de ambas, en el gris del blanco y negro, en el mixtusorbis, podemos considerar una tercera: la realidad etérica.

Las tres densidades materiales: la tierra, agua y aire filosofales están separadas —o tal vez componen el fondo grosero— de densidades más sutiles que las permean. Estas tres densidades inmateriales o espirituales se encuentran separadas por una cuarta densidad que funciona de nexo entre estas dos realidades. En efecto, el Cosmos, la Creación, es el Todo: el tríptico completo, pero sólo podemos entenderlo encarnando o ascendiendo de una realidad a la vez.

Sin embargo, y conociendo nuestro desasosegado peldaño en la escalinata de la Creación ¿cómo ascender? Nada es gratis en la vida, esa es una importante consigna; es decir, la pasividad y la ignorancia sólo mantienen la situación.

El Libro de Oahspe nos brinda una jugosa información que convalidará cien años después el Material Ra: para ascender todo depende de la orientación con que se polarice una consciencia; los datos que se nos brindan son sencillos en términos matemáticos: cuando una consciencia supera el 50% el servicio al prójimo está en condiciones de ascender, en cambio la otra polaridad requiere del 95% de servicio al ego para el mismo fin.

Estos porcentajes tan disímiles convalidan una de nuestras hipótesis de trabajo: estamos en una realidad desbalanceada en pos del servicio egocéntrico; por eso sólo se necesitan valores por encima de la media en orientación de servicio al prójimo, y amplias acumulaciones para servicio a sí mismo.

Hay sin embargo unas migajas adicionales que han salpicado el camino: si bien nada es gratis y todo debe conseguirse con esfuerzo, las entidades creativas participan en el negocio pero con una postura diferente: cuánto más elevadas en consciencia se encuentran, menor es la diferencia que perciben con el resto de la Creación; esto se puede ver en que si bien no interfieren en el libre albedrío de los que aprendemos en esta densidad, podemos contar con ellos, para que, si lo solicitamos, de manera anónima nos provean de guía y asistencia creativa.

Es importante diferenciar una asistencia creativa de un asistencialismo patológico; en el primer caso, las encumbradas entidades positivas sólo proporcionan guía e información, pero no realizarán el trabajo por el ser humano, pues comprenden que el verdadero negocio está en aprender haciendo las cosas por uno mismo orientándose en la creatividad, en definitiva, en el actuar consciente; en palabras del profesor Tolkien para que seamos co-creadores junto al Creador.

Esto se diferencia del segundo caso, donde las entidades no tan elevadas proveen de asistencialismo a través de intervención que viola el libre albedrío pero que además somete al solicitante a convertirse en un títere de los intereses egocéntricos.

De Grises y sueños tanáticos

No lo dudamos, en esta ocasión tal vez estemos caminando por la cuerda floja... al carecer de las pruebas materiales y reproducibles que nos exige el modelo científico. Apenas podemos presentar los hechos —o recuerdos— con algún paradigma partiendo de fuentes que se escapan a la comprensión humana. Pero intentémoslo: entre tanta sombra algún destello de luz no pasará desapercibido.

Sobre los Grises (o Grays) existe bastante literatura moderna, pero se estaría ignorando una gran cantidad de antecedentes si desconsideráramos los mitos o cuentos de la antigüedad. El prestigioso astrofísico Jacques Vallée postula que las mitológicas hadas y gnomos son representaciones posibles para el mismo fenómeno, donde podemos incluir las curiosas referencias a los secuestros o intercambios (changelings) realizados por estos seres, en los cuales bebés eran sustituidos por criaturas deformes; al respecto, William Bramley en su libro Los Dioses del Eden conjetura:
He llegado a interesarme por este problema debido a las declaraciones sobre las abducciones extraterrestres. Las abducciones que conocemos hoy son aquellas cuyas víctimas humanas son regresadas al sitio del secuestro. ¿Existen muchos casos conocidos en los cuales las personas raptadas no han sido regresadas? ¿Es posible que algunos de esos ejemplos envuelva a niños? Me he cuestionado esto que parece impensable: ¿si la raza humana fue creada como una raza de esclavos, es posible que todavía sea proveedora de mano de obra para la sociedad Custodia en forma de niños humanos?
Cierta literatura reciente, en especial aquella basada en el Experimento Cassiopaea sostiene que los Grises son entidades biológicas pero de naturaleza robótica, algo semejante a un organismo cibernético destinado a trascender con facilidad densidades, en particular, de la cuarta a la tercera, posiblemente con el objetivo de realizar diferentes actividades físicas especializadas en nuestra realidad que sus diseñadores no pueden o no desean efectuar; de forma separada, la doctora Karla Turner especuló:
Otra posibilidad es que, como a ciertos abducidos se les ha dicho o mostrado, los pequeños Grises 'trabajadores' sean robots androides producidos en masa, los cuales no tienen almas individuales y, por lo tanto, no están 'vivos' como entendemos el término. Los Grises muestran una fisiología fetal rígida, como lo han aseverado numerosas descripciones. Y dado el dominio suficiente de la genética, el material reproductivo humano podría ser alterado para que su apariencia se asemeje a la del tipo Gris, aún siendo estrictamente humana en composición, en vez de una mezcla entre extraterrestre y humano.
Los Grises, en efecto, podrían ser cuerpos de bebés humanos terriblemente alterados, desprovistos de lo que llamamos alma, programados mentalmente como hardware dedicado.
La doctora Turner sostiene que estos seres participan de toda abducción, encargados del adormecimiento (¿hipnosis o tal vez el desprendimiento del doble etérico?), transporte y muchas veces llevando a cabo determinados exámenes o controles sobre el cuerpo de la víctima. Es interesante replantear la lectura de sus libros desde la postura de una abducción etérica y no necesariamente física: considerar esto no haría perder generalidad a las hipótesis y nos permitiría introducir la Teoría de la Distorsión, (1) dado que sólo implicaría el postular la posibilidad de registrar o percibir actividades en otros reinos no necesariamente materiales del Cosmos, en definitiva, nada diferente a la capacidad innata de recordar nuestros sueños y, sobre todo, las diversas sensaciones que nos rodean en ellos.

Sin embargo, hay alguna conjetura que es posible sostener a partir de la mayoría de los hechos relatados por las víctimas; sin entrar en los detalles escalofriantes, estos serían: extracción de energía basada en el sufrimiento, y procedimientos relacionados con la actividad sexual; algunos investigadores coinciden en la hipótesis de que ambas actividades involucren la generación de emociones caóticas o desenfrenadas, tal vez asociadas a la emisión de energía desde diferentes chakras del cuerpo etérico; del libro Close Encounters of the Fourth Kind de Courtlandt Bryan:
Bajo hipnosis, los Hills de manera separada, cada uno con sus palabras, relató haber sido abducidos desde sus automóviles por pequeños seres grises con grandes cabezas y ojos, diminutas bocas y narices. Estos seres llevaron a los Hills dentro de su nave estacionada, los separaron en distintas habitaciones, y comenzaron a realizarles distintos exámenes médicos. Durante estos exámenes, una larga aguja fue insertada en el estómago de Betty Hill como parte, según informaron los seres, de un "test de embarazo."
Posteriormente siguieron varios exámenes médicos: remoción de piel, extracción de muestras y un doloroso largo etcétera, y fue entonces cuando a los Hills se les permitió abandonar la nave, y observarla despegar. Luego de una serie de pitidos, sus memorias de la traumática experiencia fueron borradas; tan solo quedó una vaga reminiscencia de lo ocurrido.
Por supuesto, el ojo entrenado coincidirá en que nuevamente el denominador en común es la extracción compulsiva de loosh (como energía vital o líbido emocional) por medio del dolor físico, pero también es tentador asociar las pruebas de embarazo con la perspectiva de la manipulación genética. La doctora Turner habiendo trabajado con más de 400 abducidos, detalló las siguientes características sobre Los Grises:
  • la capacidad de alteración de la percepción: esto se conoce como encampanamiento o también Oz Effect; creando una especie de realidad virtual que se proyecta en la mente humana; se supone también que pueden adoptar diferentes apariencias o de parcial invisibilidad: esta capacidad de nublar los sentidos generalmente es una característica de los cuentos de hadas;
  • los abducidos presentan diferentes marcas en sus cuerpos: pueden notarse pequeñas faltas de piel o cicatrices rectas; otras marcas incluyen pinchazos, moretones o incluso marcas como de 3 ó 4 garras; es notable la coincidencia con relatos de víctimas físicas de fenómenos poltergeist;
  • las mujeres abducidas frecuentemente presentan problemas ginecológicos después de un encuentro de esta clase, que en general concluyen en quistes, tumores, cáncer de pecho o útero;
  • los abducidos reportan haber sido maltratados, abusados y amenazados por sus captores; existen procedimientos donde dolorosas sondas genitales y anales son utilizadas -incluso en niños pequeños- y líquidos desconocidos se inyectan en algunos de los secuestrados;
  • se reporta haber sido llevados a instalaciones subterráneas donde se observan grotescas criaturas híbridas, guarderías de fetos y humanoides híbridos, y extraños depósitos llenos de fluidos color ámbar donde flotan miembros de cuerpos descuartizados; curiosamente algunos abducidos reportan ver otros humanos siendo procesados para la extracción de sangre, mutilados o desmembrados y sus torsos apilados como leños; luego al observador se le informa que ese será su fin si no coopera con sus captores (estos temas son profundizados en los trabajos de Bruce Alan DeWalton, conocidos como The Dulce Protocol, The Grand Deception y The Omega Files, más tarde reeditados por Robert Teske);
  • otro hecho común es que los abducidos son cooptados para tener relaciones sexuales con humanoides o incluso entre otros abducidos, mientras los aliens observan el desempeño; en estos casos los aliens participantes se camuflan en apariencias que resuenan con los recuerdos de la víctima; es como si los Grises pudiesen explorar la mente accediendo a los deseos y vulnerabilidades de manera de personalizar la experiencia de la abducción (para más detalles, hemos profundizado en los artículos sobre la interferencia exógena en las relaciones románticas);
  • otro hecho curioso es que los aliens predicen eventos catastróficos y un período terrestre de caos y destrucción global; incluso refuerzan esta idea diciendo que las víctimas han sido seleccionados para su rescate con el objetivo de salvar la civilización en este u otro planeta temporal hasta que el evento apocalíptico haya concluido.
La efigie tanática o CalFet (2) reportada
por niños a la hora de dormir
Hay quizá una connotación esotérica en todo esto, tal vez relacionada con determinados arquetipos que figuran en mucha de la ilustración alquimista; sin esforzar demasiado la imaginación es posible descubrir la analogía entre la cadavérica representación de los Grises, la Efigie de la Muerte y el recargado contenido tanático del argot o arte gótico. Y aquí podemos establecer algunas asociaciones difusas... ¿es la mente humana la responsable de sintonizar símbolos arquetípicos al intentar liberar la psiquis de un proceso traumático o de alta emotividad durante el sueño? O tal vez, como se nos presenta la información en diferentes testigos, ¿estamos siendo ordeñados por criaturas parasitarias que desafían toda lógica material?

Cabe preguntarse, por qué niños saludables, sin haber trascendido vicisitudes trágicas, criados con las comodidades modernas en un ambiente amoroso tienen sueños recuentes con alta carga tanática; ¿es quizá la enuresis nocturna una consecuencia física de evaluaciones o procedimientos que se están realizando en otro plano? (3) Recomendamos la lectura del síndrome de post-abducción.

* * *
*