Orquestaciones amorosas (II)

En nuestro primer análisis de la interferencia alienígena en las relaciones humanas se sostuvo que se trataba de la incursión del factor exógeno dentro de cualquier relación de índole pasional o basada mayormente en emociones, con el fin de iniciarla, alterarla o, lo que ocurre más asiduamente, generar su ruptura; una película reciente que describe estas interferencias en las experiencias sentimentales se trata de Los Agentes del Destino (The Adjustment Bureau).

Sobre el aspecto de las rupturas amorosas o desconexión emocional de uno de los miembros, se lo relacionó con los cordones etéricos o ligados al apego: tal vez, una de las formas más frecuentes de drenaje emocional, y a propósito de esto, otra manera en que el sistema de control extorsiona a los investigadores y buscadores de la Verdad; un artículo de Laura Knight-Jadczyk (1) conecta este tema con los Peregrinos, Guachos o Bodhisattvas:
Lo que sucede ahora es que el Wanderer [aquellos que han vuelto a encarnar para servir a los demás] es preparado por los dramas anteriores para buscar matrimonio o relaciones amorosas que también son abusivos abierta o encubiertamente. Y, claro, la característica especial de los Wanderers de no poder realmente identificar la forma de pensar negativa porque no es parte de su propia composición, les impide ver exactamente lo que esta pasando. Siempre parecen atribuirles los mismos motivos e ideales superiores que están dentro de ellos a otros.
Excusan interminablemente el abuso y el daño a ellos y otros con la idea de que si aman al otro el tiempo suficiente, con suficiente fuerza, con la suficiente pureza o los apoyan contra viento y marea, el abusador vencerá sobre sus heridas/daños las cuales son la causa de su comportamiento abusivo, y entonces podrán ser "todo," la cual, claro, ¡El Wanderer cree que es una persona similar a ellos!

Después está la constante proyección de programa de "suicidio" por los muchos vectores
que el Wanderer encuentra en su entorno. Se necesita una observación cuidadosa para determinar quiénes pueden ser estos individuos, ¡pero es posible! Los sentimientos naturales de estar "perdido" o "solo" y alienado de este entorno son intensificados y retorcidos para que el Wanderer comience a enfocarse únicamente en la idea de salir de esta enorme presión psíquica. Pueden darse apegos del espíritu, que atacan al Wanderer desde el interior, por así decirlo.
En este sentido, debemos ver el cuadro completo a través de las densidades: las fibras vegetales (primera densidad) son consumidas por la vaca (segunda densidad), generando leche y carne, alimento para la humanidad (tercera densidad); asimismo, nosotros somos otro eslabón de la cadena que procesa alimentos convirtiéndolos en emociones, y si estas son negativas, nutrimos a la cuarta densidad de orientación negativa; este proceso puede ser natural, fruto de las decisiones -buenas o malas- que tomemos al relacionarnos con otros, o puede ser forzado e interferido -tal vez a través de impuestos samskaras- con el fin de predar: similar a la analogía de una vaca que rumia en paz en los campos, o aquella que es enviada a diario a las plantas de procesamiento; del libro Teovnilogía del ex-jesuita Salvador Freixedo:
A las actividades de que nos habla [el ufólogo James] Bartley, se le pueden añadir otras de una perversidad verdaderamente satánica como la introducción en el organismo del recién nacido de genes que en el futuro confundan o tuerzan su inclinación sexual o lo lleven a una sexualidad desenfrenada, a la pornografía infantil y pederastia, al asesinato sin causa alguna o hacia el gusto por los espectáculos de sangre, la tortura, películas “snuff” y todo tipo de depravación  y autodestrucción y en muchos casos hacia el suicidio. La actual superabundancia de personas o de delitos que tienen que ver con una sexualidad anómala o aberrante está directamente relacionada con esta callada actividad reptiliana.
Aunque sonemos tan conspiranoicos como el agente Nicholas Angel en la película Hot Fuzz, en las relaciones sexuales siempre está pasando algo que busca el beneficio último del factor exógeno, y sólo estando atentos y no dormidos en la ilusión es posible evitar relaciones con portales orgánicos (también conocidos en la jerga cristiano-esotérica de Boris Mouravieff como seres pre-adámicos o mecánicos); en sus palabras (libro Gnosis I, capítulo XVI):
En cuanto a los esfuerzos tendientes a suprimir la mentira a sí mismo, ellos producen otras consecuencias importantes. Porque esa mentira arrastra raíces profundas. Situaciones paradojales se presentan a veces en ese dominio. Algunas son de una sutileza psicológica tal que es difícil hacerlas salir de la oscuridad. Será suficiente evocar el caso de matrimonios donde uno de los cónyuges, habiendo comprendido que esa unión es un error, persiste de todas formas en intentar convencerse de lo contrario, y si es de naturaleza afectuosa, redobla la amabilidad frente a su pareja como si se tratase verdaderamente de su ser polar.
Lo absurdo de la situación alcanza al colmo si la pareja reacciona adoptando una actitud correspondiente, sin sentir para nada un lazo sincero y espontáneo de ternura. Este verdadero "juego del amor" se hace evidentemente para gran provecho de la Ley General [el Sistema de Control]. El riesgo desde el punto de vista esotérico, es que, por la fuerza de la costumbre, tal situación no tome para uno de los esposos -o incluso para los dos- el valor de un amor verdadero.
La mentira a sí mismo de esta naturaleza en las personas amables y de buena fe, a veces dura decenas de años y produce al fin de cuentas trágicas desilusiones.
Mouravieff hace especial mención al verdadero amor, quizá el caso excepcional donde el factor exógeno cede terreno y donde la relación se basa fundamentalmente en sentimientos (2) de seres polares; una pareja es polar cuando se logra vencer el siguiente interrogante: ¿se ama realmente a la persona con que se está, o se posee un adictivo apego egocéntrico? Los seres polares quizá decidan renunciar a la costumbre y dirigirse hacia la práctica del amor cortés, tal vez uno de los pocos caminos -sino el único- para sublimar los instintos.

Profundizando un poco más, la manipulación afectiva exógena no se da sólo a nivel pareja, sino que involucra de alguna forma la mayoría de las relaciones humanas: recordemos que donde abundan las emociones, allí se encontrará el factor exógeno. Hechos notables en la biografía de la ufóloga Barbara Bartholic, donde se cita una recurrente escena que se desencadena en cada ocasión que ella y el doctor Jacques Vallée investigaban un caso de avistamiento o de mutilación de ganado: en medio del estudio o poco antes de concluir, una extraña sensación de peligro y ansiedad hacía que Bartholic se comunicara con su marido quien había quedado al cuidado de los niños, y la mayoría de las veces debía retornar urgentemente por un accidente, enfermedad o imprevisto familiar; en particular -y quizá nos recuerde aquella famosa frase en labios de Alexander Leek de la película Mothman Prophecies: no se nos permite saber- en el titulado Castigos por Investigar (cap. XXII) de su biografía, comenta:
Casi todos los días desde que comencé mis investigaciones sobre OVNIs he sufrido sucesos extraños, enfermedades, falta completa de intimidad, dolor, tortura para mis animales, accidentes en los miembros de la familia, pérdida de la propiedad, amenazas, y casi todos otro tipo de escarmiento que sólo podría deseársele a su peor enemigo. [...]
Debería estar acostumbrada a este tipo de confabulaciones. Durante los siete años que Jacques Vallée y yo trabajamos juntos siempre temí por lo que encontraría al llegar a casa luego de trabajar en un caso. Me vi en el compromiso de investigar los fenómenos OVNI, pero mi familia y yo siempre pagamos un alto precio.
La mujer del vestido rojo
en la película The Matrix
Podemos proveer algunas referencias adicionales contemporáneas en diverso material de ufología donde, tanto investigadores como padecientes de procesos de abducción han sufrido de una u otra forma la interferencia emocional: los capítulos IV y V de The Watchers de Raymond Fowler, el capítulo XVIII de Close Encounters of the Fourth Kind de Courtlandt Bryan, (3) y sobre todo, las aportaciones del psiquiatra John E. Mack sobre la alienación de los afectos en su memorable obra Contactos (Abduction).

Y un curioso comentario en las Transcripciones Cassiopaea sobre la interferencia del factor exógeno en las relaciones de aquellos que buscan despertar:
Si se considera que la población está distribuida de manera equilibrada, entonces se entenderá que en la vida de una persona "con alma" [a diferencia de los seres pre-adámicos o portales orgánicos], se topará con tantos seres mecánicos como individuos con alma. Pero, cuando uno está en el proceso de "crecimiento" y fortalecimiento del alma, el Sistema de Control buscará de insertar más "unidades" en la vida de esa persona. Entonces, téngase en mente toda la gente con la que se ha topado en su vida, y particularmente con aquellos con los que se ha, o se está, intimando. ¿Qué rango propone usted para designar como portales orgánicos? No tan sencillo de calcular, ¿no?
* * *
*

Reglas de supervivencia para una realidad entrópica

Una serie de reglas bastante generales y resumidas, que se pueden considerar a través de las gafas de las orientaciones, para poner en práctica: tal vez se las encuentre útiles y faciliten sobrellevar las vicisitudes en esta realidad entrópica, ahora que las cosas empezarán a oler a tostado en las postrimerías de este Kali Yuga:
  • que no se aprovechen de ti;
  • no te aproveches de otro;
  • en lo posible y si te lo solicitan, ayuda a otro.

No hay un orden preestablecido en la aplicación y parecerían ser completas y correctas; es decir, no perjudican a otros, respetando la Directiva Primaria, y dejan abierta la posibilidad de servir a otros. Asimismo, y por el simple hecho de aplicarlas en conjunto, los pulsos egocéntricos se minimizan y por lo tanto, los ataques del Sistema de Control.
La primer estrategia podría tener ciertas consonancias con la famosa Parábola de los Talentos. ¿Nos hemos puesto eclesiásticos? Nada de eso; pero sucede que el ejemplo es excelente y tal vez perseguía explicar esto mismo:
Porque a todo el que tiene le será dado, y tendrá en abundancia; pero al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado.
De igual modo que si a uno le brindan una oportunidad o recursos o dinero, dicho préstamo debe ser honrado y vuelto productivo, es decir no sólo recuperar la inversión sino obtener ganancia... en definitiva buscar y aplicar métodos creativos. John Baines en su acostumbrado estilo rosicruciano nos comenta en Desarrollo del Mundo Interno:
Esta creencia, que muchos comparten, se basa en el instinto de rapiña del hombre, que pretende muchas veces apoderarse de las cosas valiosas por el camino del latrocinio o la limosna antes que por el esfuerzo y merecimiento. Este mismo instinto rapaz hace a la gente desconfiar de un sistema en el que sea preciso pagar para aprender a salvar la propia alma. Esas mismas personas, empero, no soñarían con ir a un supermercado y pedir mercadería en forma gratuita o apoderarse libremente y al azar de una casa donde vivir.
¿Por qué creen entonces que la propia salvación ha de ser gratis y libre de esfuerzo? Simplemente porque no son capaces de apreciar la riqueza que no esté constituida por algo material. De esta manera, tasan muchísimo más alto la transitoria posesión de bienes perecibles que la propia salvación y realización espiritual.
Un misterioso velo hace que la gente no pueda apreciar su desesperada condición espiritual; hipnotizadas, resignadas a un destino ineludible, prisioneras en un viaje sin rumbo ni destino conocido, condenadas a una muerte amenazante y penosa, sentenciadas a ser devoradas por la naturaleza y a pasar por la vida sin dejar ninguna herencia realmente trascendente. Por suerte (o desgracia), existen múltiples diversiones y pasatiempos destinados a contrarrestar los resultados angustiosos de las ocasionales visiones de la genuina realidad.
Y aunque en apariencia hayan sonado algo altaneras y poco espirituales estas palabras, las Transcripciones Cassiopaea, tal vez desde un escalón aun más alto, parecen reforzar lo dicho:
P: (Laura) ¿Por qué dicen "su habilidad por compensarme por mi tiempo?"
R: Hemos mencionado anteriormente sobre la necesidad de que la energía esté balanceada. Está correcto que se realice este programa disponible de acuerdo a la capacidad individual de compensarlo. Pero todos debemos recordar que es dando a todos aquellos que piden la manera de servir al prójimo. En tu caso has brindado repetidamente a otros, y muchos todavía no comprenden el valor ni han brindado una compensación acorde. Aquellos que encuentran dificultades con el programa, tal vez se encuentren con que no están dando "todo." Y esto, no siempre significa dinero, de ninguna manera. Sino que puede significar compromiso. Aquellos individuos que todavía sigan pensando que pueden obtener algo sin dar a cambio nada se encontrarán entonces bloqueados.
Tácticas para la
batalla hiperdimensional
La segunda regla asegura a la primera: se busca obtener ganancia pero no aplicando métodos destructivos o parasitarios. En general en cualquier ataque, los portales orgánicos manifiestan uno o más puntos ciegos; la detección y atención sobre estos puntos es lo que lleva a diseñar y elaborar una estrategia óptima. No obstante, es importante evaluar constantemente para no desviarse en una conducta propia que degenere en parasitaria, predatoria o aun violenta.

Por último, la tercer regla permite que aquel recurso retenido y aumentado merced a la aplicación de tendencias creativas, sea puesto a disposición para el beneficio de otros que lo soliciten. Aquí es importante evaluar que no existan actitudes parasitarias o destructivas por parte del solicitante: un buen parámetro para medir tendencias negativas es ponderar la reiteración de las solicitudes y la falta de avance o esfuerzo del solicitante.

Tal vez, el ojo entrenado encuentre cierto parecido con la famosa frase amarás a tu prójimo como a ti mismo, pero es evidente que amar tendría aquí un significado bastante distinto: para amar es necesario conocer, y sólo conociendo se logra tener luz. Llegados a este punto sería inevitable arribar a otra famosa frase -que figura en el cartel de la cocina de la Pitonisa de la película The Matrix- y se lee: Temet nosce... si la sazonamos un poco más con las enseñanzas masónicas tenemos Temet nosce ex tenebris lux: conócete a ti mismo sal de las tinieblas hacia la luz.