La matrícula de ingreso al Colegio Invisible

Hemos planteado la posibilidad de la existencia de colegiaturas invisibles, esto es, una serie de fuerzas exógenas al hombre que propician su libertad o esclavitud, de acuerdo a su orientación a veces encubierta:
  1. el pensamiento teócrata, representado en las religiones dogmáticas, orientadas en un régimen energético de tipo asistencialismo vs. devoción (con la meta de convertir la devoción en mortificación o loosh), y cuyo objetivo es mantener el status quo e ignorancia;
  2. las sectas herméticas, (1) con rígidas estructuras jerárquicas, y un régimen ritual donde la moneda cósmica del acólito nutre a los iniciados, y éstos al maestro -el gurú o líder de la orden- con un objetivo de liberación parcial del hombre y el inmediato reclutamiento dentro de sus filas;
  3. las fraternidades de servicio al prójimo, donde no hay intercambio energético sino de información; el conocimiento es libre y se honra la libertad propia y ajena.
El ojo entrenado no tendrá dificultades en distinguir las orientaciones involucradas, pero puede complicarse discriminar una secta de una fraternidad, dado que las instituciones sectarias redactan cuidadosamente el material que circula entre sus neófitos buscando confundir o velar tal realidad.

Se debe considerar la posibilidad de una secta cuando existe un líder carismático al que se le rinde culto incondicional, cuando se ejerce presión psicológica para la asistencia a reuniones donde se efectúan rituales en los que se debe participar (e.g. el neófito es compulsivamente invitado a acatar un ritual en la ceremonia del que nada se le informa: esto es análogo a firmar un contrato en blanco del que más tarde se sabrán sus consecuencias legales), o bien, cuando no es posible el análisis crítico de las enseñanzas brindadas. Para reforzar este punto de vista y develar el objeto macabro en el tráfico energético, Kyle Griffith relata en War in Heaven (cap. I, pág. 12):
Un guía espiritual se trata sencillamente de un espíritu en el plano astral con suficiente estabilidad mental y poder psíquico para comunicarse con facilidad con un medium particular, deseoso de establecer un vínculo personal. Un asunto para subrayar dentro de la literatura: este vínculo frecuentemente tiene características sexuales. El guía espiritual de un medium por lo general recibe algo a cambio a través de la actividad sexual física. Solamente los magos tántricos orientales y los estudiantes occidentales de magia sexual escriben y comentan esto de manera abierta, ya que la mayoría de los mediums lo practican en secreto.
Y es aquí donde debemos utilizar las gafas de las densidades para echar luz a todo esto: la realidad física está formada por los cuatro estados de la materia, todos ellos sometidos a la Ley de Conservación de la Energía, y esto es que todas las entidades deben sustentar sus procesos biológicos incorporando nueva energía a sus organismos. En el caso de nuestra realidad de tercera densidad, los humanos hacemos esto al ingerir alimentos que atesoran la energía en los enlaces químicos; las entidades en cuarta densidad hacen lo propio pero de manera más sutil a través de materia no bariónica, alimentándose del destilado energético derivado de la devoción, emociones y, sobre todo, las liberadas durante el orgasmo. Es por eso que a la realidad física se la denomina entrópica, en contraposición a la realidad creativa o espiritual; en tal clase de realidad, denominada quinta densidad, y en las superiores, no se cobra un canon de existencia o moneda cósmica. Al respecto, una esclarecida Jessy Hoffman expone en los Gurúes de la Nueva Era:
La meditación con mantras no sólo convierte a las personas en baterías para los dioses, sino que los convierten en una extensión de ellos y su voluntad. Bajo el pretexto de entregarse a una conciencia más elevada, los gurúes consiguen que su rebaño se rinda a las deidades bajo la invocación de sus mantras. Aquel que medita, en lugar de convertirse en una forma de realización del Infinito, termina poseído por una entidad a cuyo nombre rinde su mente durante varias horas del día. Sus ojos se vuelven ventanas cósmicas; su carisma irresistible; se transforma así en un recipiente de aquello a lo que se ha brindado a sí mismo. Al igual que un diapasón que entra en resonancia, "el iluminado" arrastra la voluntad de las entidades a las que se ha postrado. A través de ellos, la voluntad "divina" fluye al mundo, sin trabas de los pensamientos, deseos o voluntad del meditador, ya que hace tiempo que han sido sacrificados.
Cualquier guía o maestro que se haga llamar ascendido o espiritual pero exija algo a cambio seguramente pertenecerá a la cuarta densidad, tratándose de un simple representante de las entidades egóticas de consciencia superior, y la información que de allí se obtendrá buscará confundir y desorientar; ejemplos de estas manipulaciones encontramos en las diferentes canalizaciones citadas en el libro de Joseph Fisher: The Siren Call of Hungry Ghosts (traducción al español) donde el desaparecido autor, además de cronista, sufre también una aparente manipulación romántica con una entidad no humana; otro notable ejemplo lo encontramos en algunas de las respuestas canalizadas del Material Ra, cuando se incita al intercambio sexual para fortalecer a la medium; peor aun son las invocaciones que se les enseña a los acólitos de las escuelas neognósticas, donde se exige la posternación ante maestros, y se incita a la invocación de adeptos ya desaparecidos previo a las horas de reposo: (2) no olvidemos que la energía proviniente de la devoción es otra forma de alimento.

Odiseo y la ninfa Calypso
En las instituciones humanas, un gurú formará la punta piramidal de una estructura jerárquica instrumentada para nutrir energéticamente a sus integrantes superiores, conforme se entrega a cuentagotas herramientas a sus neófitos que permiten la eventual liberación pero habiendo antepuesto un nuevo grillete, del cual el preso se siente orgulloso, fraguado a través de un continuo control mental: estas falsas fraternidades nutren energéticamente a través del maestro (encarnado o ya desaparecido) a las entidades entrópicas y parasitarias de cuarta densidad por medio de rituales, catenas, mantras o a través de ocultas invitaciones en las que someten a sus integrantes. (3)

Entendemos como válido entonces que no existe una organización física de la orden rosacruz, y la iluminación del espíritu no puede provenir de ningún maestro humano, sino únicamente de la naturaleza misma.

Curiosa similitud entre las elfas
como Galadriel y las ninfas
Un interesante refuerzo literario nos ofrece El Conde de Gabalis, (4) donde el ascenso a cuarta densidad de ciertos maestros rosicrucianos está fraguado por medio de un pacto sexual entre un humano y un ser etéreo -alguna mente inquieta podría relacionarlo a las famosas uniones entre los Reyes de los Hombres y las Princesas de los Elfos de los cuentos del profesor Tolkien, pero debemos considerar que en estos casos la desposada se convertiría en mortal, elevando la estirpe de su descendencia-: (5) la trama de la película The Ninth Gate (La Ultima Puerta) de Polanski hace hincapié sobre este esquivo tema, conocido en Demonología (6) como el Sendero de la Mano Izquierda, del cual se explaya detalladamente Willy Schrödter en A Rosicrucian Notebook (traducción al castellano de la versión inglesa, cap. Espíritus elementales, pág. 164) :
Un juramento es tomado por los neófitos durante su admisión a los secretos de la Orden, por el cual se preservan castos a perpetuidad de mujer humana alguna. A través de este sacrificio serán recompensados con la unión con una silfo, una gnomo, una salamandra o una ninfa, cualesquiera de las cuales será mucho más encantadora que la más glamorosa de las mujeres humanas y que además no perderá su belleza por el pasar del tiempo.
* * *
*

El Colegio Invisible y la Guerra en el Cielo

Cuando se divise a lo lejos la tenue y vacilante luz que nos llevará fuera de la caverna platónica, debemos considerar que no se trate de un fuego fatuo, pero también que luego no nos guíe por un intrincado y numinoso sendero laberíntico que nos conduzca nuevamente a las tinieblas del encierro. El profesor Allen Hynek comenta en un pasaje del libro Forbidden Science del esclarecido Jacques Vallée:
Siempre he admirado las tradiciones antiguas que sostienen que no existe algo así como una organización física de la orden rosacruz. La única orden rosacruz válida, sostienen, no se encuentra en este nivel de existencia. E insisten en que la iniciación verdadera, la única iluminación del espíritu que cuenta, no puede provenir de ningún maestro humano, sino únicamente de la naturaleza misma. Cuando lo leí, dejé de ser miembro del grupo de San José. Sigo preguntándome por la existencia de una comunidad Rosacruz genuina que permanece invisible.
Vallée comenzó sus estudios rosicrucianos a los 19 años de edad, poco después de la muerte de su padre, cuando recibió de una compañera de estudios en Agosto de 1958 varios libros de la tradición hermética; por su parte, el astrofísico Hynek, quien enriqueció varios de los libros de Vallée, estudió durante años en la prelogia rosacruz. Fue a través de este intercambio, que Hynek reelaboró su última visión sobre ufología:
Sostengo que es completamente factible que exista una tecnología que reuna tanto el plano físico como el psíquico: lo material y lo mental. Hay estrellas que son millones de años más antiguas que el Sol. Existirán entonces civilizaciones que serán millones de años más avanzadas que el Hombre. [...] Teorizo una tecnología híbrida que nuclee los reinos mentales y materiales. Los reinos psíquicos, tan misteriosos para nosotros hoy, tal vez sean algo ordinario de una tecnología avanzada.
Hemos de profundizar en el Hilo de Ariadna que unió a sendos investigadores, ya que la cosmología rosicruciana postula un modelo del universo de tres reinos: físico, mental y espiritual, con diversas compartamentalizaciones (el modelo físico teórico de seis capas que intenta explicar la fenomenología de la Alta Extrañeza de Vallée-Davis quizá tenga su semilla en esta cosmovisión), similares al del Modelo Cassiopaea y el Material Ra; del libro La Meta Secreta de los Rosacruces de Jean-Pierre Bayard:
Robert Fludd (1574-1637) médico, filósofo y físico, escribió en nueve volúmenes una enciclopedia científico-astrológica. Gran conocedor de la cábala, dio una explicación del mundo donde Dios es a la vez el Aleph Luminoso y el Aleph Tenebroso. El mundo se divide en tres grandes regiones:
  • el mundo empíreo (el Cielo), donde la luz excede a las tinieblas;
  • el mundo etéreo, donde la luz y las tinieblas se equilibran en forma de éter;
  • el mundo elemental, donde las tinieblas dominan sobre la luz y producen los cuatro elementos.
En cierto modo y coincidiendo con otro libro del doctor Vallée, pareciera que un Colegio Invisible estuviera inyectando información que orientase a los buscadores de la Verdad. La teoría del Colegio Invisible no es nueva, ya Fulcanelli agradecía en El Misterio de las Catedrales a La Hermandad de la Heliópolis, y el ojo entrenado sabrá encontrar ejemplos más antiguos y perennes. Pero, ¿quiénes son los directores de esta Hermandad? Y lo más importante, ¿hay una sola?

Nuestra investigación nos ha develado que al parecer hay una única Hermandad Luminosa, pero debemos cuidarnos de todos aquellos que dicen portar la luz, y al igual que el doctor Hynek y demás investigadores, sostenemos que no debemos confiar en ninguna institución o colegiatura que mantenga estructuras jerárquicas, formule pactos o catenas de oración (rituales) y solicite obediencia o silencie el cuestionamiento. En efecto: no existe organización física de la orden rosacruz; todas estas sociedades secretas que se hacen pasar por fraternidades luminosas terminan siendo veladas jerarquías que anquilosan el desarrollo individual y nutren energéticamente a lado tenebroso del plano etéreo mediante sus rituales.

El juego de ajedrez mítico, siendo los
arcontes aquellos que detentan el poder
Kyle Griffith a través de la recolección de canalizaciones con que dio forma a su Guerra en el Cielo (War in Heaven) tal vez pueda reforzar nuestro punto de vista; en este texto se presenta el supuesto Colegio Invisible enfrentándose a la facción Teócrata, desde una realidad superior o extraterrestre. Si bien a simple vista el investigador encontraría alentador alistarse en el bando que enfrenta a la teocracia, el ojo entrenado no tardará en descubrir el elaborado juego de ajedrez hiperdimensional, en donde la humanidad es tan sólo el gris peón desdichado (1) de ambas manos tenebrosas:
El control mental religioso es practicado en varios y diversos lugares además de los muchos servicios religiosos. Los Teócratas a menudo lo practican en las multitudes: asistiendo a eventos deportivos, en casinos de juegos, en juntas políticas, durante conciertos musicales de muchos tipos y en un número de otros lugares.
Dondequiera que mucha gente entra en un estado emocional intenso al mismo tiempo [resonancia límbica] y tienen su atención colectiva enfocada en un objetivo en común, los espíritus teocráticos pueden utilizar manipulación telepática subconsciente para ponerlos en trance religioso y reprogramar sus mentes con control mental religioso.

El Colegio Invisible utilizó conciertos de rock, demostraciones de paz y amor y eventos similares de los sesentas exactamente para los mismos propósitos. Antes que usáramos las reuniones de las organizaciones fraternales, una variedad de mítines políticos progresivos e incluso circos y carnavales que solían visitar cada aldea y pueblo estadounidense, eran y son aún usados por los Teócratas y aún lo hacen, organizando reuniones de reavivamiento.

Y el Colegio Invisible continuará practicando control mental religioso para reprogramar a las personas, mientras lo hagan los Teócratas.
La verdadera Hermandad de la Heliópolis sólo invita o responde a solicitudes honrando así el libre albedrío y respetando la Directiva Primaria de la Creación, no interviniendo en el plano físico para generar sincronismos negativos de especie alguna con la cual encaminar el enroque de sus piezas clave, o el reclutamientos de neófitos para escuelas que enarbolen jerarquías y cercenen el intercambio y los cuestionamientos. Estudiaremos en la siguiente entrega los costos encubiertos de las sectas, junto a su correlación con la cuarta densidad.

* * *
*