Los Aliados de la Humanidad

Meditemos en lo siguiente: supongamos que las naciones desarrolladas se encontraran con una pequeña tribu en lo profundo de la jungla, que usara por asiento lingotes de oro u otra clase de minerales preciosos, o que poseyera frondosos bosques de valiosas maderas, ¿pensaría acaso que las naciones avanzadas no intervendrían si estos recursos fueran a desperdiciarse? ¿O que pasaría si los nativos talaran la añeja arboleda para disfrutar de la luz o para aprovechar el terreno para cultivos? ¿Acaso las naciones desarrolladas no harán todo lo posible para acceder a esos recursos, de manera legal o ilegal?

Este planteo es expuesto en los libros The Allies Of Humanity facilitados por Marshall Vian Summers, donde se alerta a la humanidad de su próxima emergencia a una realidad física más amplia, presentada como The Great Community (La Gran Comunidad), que encaja con el concepto de Cuarta Densidad provisto en el Material Ra y ampliado luego en las Transcripciones Cassiopaea.

La Gran Comunidad se presenta como una realidad habitada por formas de vida diversas, no necesariamente basadas en la biología del carbono, pero con las mismas necesidades básicas de alimentación, búsqueda de sustento y explotación de recursos. Desde esta nueva perspectiva, se presentan facciones y alianzas entre civilizaciones con diferentes rangos de orientación: desde observadores a exploradores, predadores y otros claramente orientados en el parasitismo y destrucción, donde la humanidad es meramente un trofeo pronto a ser conquistado, y la Tierra un conjunto de recursos minerales, flora y fauna para ser comercializado o explotado.

Quienes están detrás del premio son identificados como Los Colectivos, un conjunto de seres que se mueve contra la Directiva Primaria del Libre Albedrío e interfiere en la realidad humana de manera sutil, mediante abducciones en el plano psíquico con el fin de implantar cambios en el patrón mental sobre determinados sujetos, o a través de un programa de hibridación con el fin de colocar prototipos humanos en sitios de poder (acaso alguien recordara la película El Candidato del Miedo [The Manchurian Candidate] y el brillante libro Ponerología Política del psicólogo polaco Andrew M. Lobaczewski); David Jacobs en su libro Secret Life coincidió con esta postura al sostener:
Uno de los propósitos por los cuales los OVNIs viajan hacia la Tierra es para abducir seres humanos de manera que los aliens puedan producir otros Seres. No se trata de un programa de reproducción, sino uno de producción. No están aquí para ayudarnos, sino para utilizarnos para sus propios propósitos, de los cuales no se nos permite saber cuales son sus objetivos finales... pero el objetivo final de la abducción es la producción de niños.
Dentro de este contexto, la humanidad se encontraría en una situación de desamparo cósmico, semejante a las insinuaciones esbozadas en las obras de H.P. Lovecraft; pero dicho desamparo es sólo un punto de vista basado en la ignorancia: parte de la mala crianza de la humanidad subyace en que las religiones teócratas la han situado siempre en un papel preponderante, intoxicado de antropocentrismo; no hemos de olvidar que dichas religiones forman uno de los pilares del sistema de control, con el cual es estabulado el ganado humano. La ignorancia y la negación son las herramientas que facilitan el adormecimiento de la diminuta conciencia humana, utilizadas para refrenar la ansiedad y el miedo de pertenecer a una realidad aun mayor que hace uso de ella como un mero animal y no sólo como un recurso alimenticio emocional:
En sociedades tecnológicas como la de Los Colectivos, los recursos biológicos son extremadamente valiosos y difíciles de conseguir en La Gran Comunidad. Como hemos indicado anteriormente, su mundo es visto como un gran almacén de recursos biológicos; así que mientras los Visitantes pretenden los recursos minerales de su mundo, también quieren cosas más elementales para las necesidades de la vida. [...] Ellos necesitan sangre; necesitan de los efectos curativos que proveen los fluidos vitales. Necesitan plasma; necesitan de los elementos biológicos sobre los que se constituye la vida, y que son necesarios para la sustentación orgánica.Y esto significa que los necesitan a ustedes como un recurso biológico.
Una cosa es pensar que su mundo será utilizado para servir a otros poderes; pero la idea de que uno sea utilizado para servir a este poder es un asunto totalmente distinto, y representa una violación a los derechos fundamentales. Esto, por supuesto, se encuentra totalmente oculto de su agenda pública, no informándose nada al respecto a los representantes humanos que forman parte de su Programa de Pacificación [...]
Los Colectivos están aquí para hacer negocios; y ustedes son parte del negocio: vuestras manos, vuestros ojos, vuestros órganos reproductivos, vuestra sangre, vuestro plasma, vuestra bioquímica: todo esto es parte de su negocio. Para ellos, ustedes no son más que ganado semi inteligente en pie: útil, interesante y comercialmente importante.
El psicólogo Robert Altemeyer planteó el paradigma de la necesidad de anestesiar la mente crítica e inquisidora con dosis de dogma autoritario, donde un dios protector se encargara de apacentar su rebaño a cambio de adoctrinamiento y devoción; esta necesidad de anestesiamiento es congénito en gran parte de la raza humana, mientras que otra permanece indemne pudiéndose identificar con los seres más sensibles, a los que nos referimos como Guachos, Brujos o Bodhisattvas; para estos casos, Los Colectivos aplicarían un programa de pacificación, sometiendo durante la tierna infancia a procesos de abducción imponiendo un riguroso plan de tortura psíquica para erradicar los pensamientos creativos o de rebeldía contra la autoridad que parecieran albergar de manera innata en su espíritu, reemplazándolos con un programa de control mental, con el objetivo de asociar la intervención como un hecho beneficioso para la humanidad.

La incapacidad de aceptar una realidad donde la humanidad no sea el pináculo del zigurat alimenticio, o la promoción de las bondades que brindaría ser adoptados por "hermanos mayores" provendría de contactados que fueron quebrados por este programa de adoctrinamiento.

La solución que se plantea en Los Aliados de la Humanidad es la toma de conciencia de la verdadera situación en la que se encuentra la humanidad dentro de la estructura subyacente cósmica; si bien shockeante en un principio, dado el condicionamiento social y el falso aislamiento al que nos tiene acostumbrado nuestra débil percepción de la realidad, es el primer escalón para el reclamo de la libertad y la propia individualidad.

De la Prisión de la Crisálida
a las Alas de la Libertad
El siguiente paso, consiste en la difusión de esta realidad con el fin de desarticular la intervención y subrepticiamente reclamar una rebelión individual, pacífica y consciente ante el incipiente Nuevo Orden Mundial. Esta no será una batalla que se ganará portando armas en nuestras manos, sino más bien hermanándonos en el intercambio de Conocimiento, y trabajando sobre la propia Impecabilidad.