El Cayado del Buen Pastor

En la confección del presente escrito, que marca el fin de nuestra obra, hemos intentado enfocar y fundamentar el conocimiento más sagrado de toda doctrina religiosa que ha buscado la liberación del hombre de las tiránicas garras del materialismo; los conceptos que aquí volcaremos formaron parte de la erudición cátara y gnóstica tradicional, pero también integran en la actualidad las altas enseñanzas sufíes, en parte diseminadas en la disciplina del Cuarto Camino, e incluso, las hemos hallado presentes en el ápice del magisterio daoísta y budista como técnicas para el autocontrol corporal. Para marchar con cierto éxito en nuestra última campaña, oscureceremos inicialmente el piélago de la realidad actual y futura de la humanidad, con el fin de contrastar con claridad el camino de salida.

Comprendemos que parte del cambio global que se avecina será morigerado y fomentado por la diseminación de esta información; nuestra humilde labor dentro del Discipulado de la Naturaleza consistió en la recolección y ponderación de estos conocimientos, tal vez disueltos, edulcorados o confundidos, pero que forman una disjecta-membra de una arcana ciencia antigua; en el libro Secrets of the UFOs del prestigioso ingeniero Don Elkins (más tarde recopilador del Material Ra), se nos pronostica esta transición (cap. IX: Death, Destruction, Chaos, And Other Bad Stuff): (1)
Muchos de los que están profundamente dormidos en la ilusión, por decirlo de algún modo, no va a lograr la transición. Depende de ustedes proporcionar información para que logren despertar aquellos que así lo desean. Nosotros hemos dicho que esta transición es al mismo tiempo buena y mala. En última instancia, en el sentido más amplio, es un proceso benigno; sin embargo, es una transición innecesaria.
En una transición normal no habría liberación de energía, dado que la vibración del planeta coincidiría bastante y estaría en armonía con el nuevo y más encumbrado nivel al que se acercan. Esto evitaría cualquier liberación caótica de energía, y el planeta emergería, de una manera relativamente normal, desde una vibración más baja a una más alta.
Ahora bien, su planeta, visto desde la óptica de la evolución espiritual, es una aberración cósmica. El cambio que se llevará a cabo será un cambio beneficioso; sin embargo, la mecánica del cambio parecerá cualquier cosa menos beneficiosa. Las personas que habiten en la superficie del planeta en ese momento, y estén totalmente al tanto de los resultados de este cambio, y la razón de ello, no serán afectadas por este cambio de manera alguna. No obstante, aquellos que no estén al tanto sobre esto, aunque estén conscientes en un sentido espiritual, se verán afectados solamente a nivel emocional, dado que no lo comprenderán.
Don Elkins propone desde esta fuente —previa a las canalizaciones del Material Ra— un tema central que emergerá luego con mayor claridad en las Sesiones Cassiopaea: el planeta Tierra se encuentra en vísperas de un proceso metafísico —o energético, si se prefiere la acepción científica y la perspectiva del Universo Eléctrico—, que afectará en una escala global, pero que su efecto depende en gran medida de la polarización de la humanidad; cuanto más orientada al egocentrismo (en la base de la sociedad) y la psicopatía (en el ápice gubernamental), más posibilidades existirán que un fenómeno exógeno destruya o extermine a gran parte de la población, debido a la necesidad cósmica de balance.

Dado que esta "aberración cósmica," provocada por la conducta humana pero incentivada por los seres inorgánicos que detentan el poder desde el plano etérico, puede verse como un fenómeno eléctrico que ha "magnetizado" al planeta Tierra, el desenlace que se pronostica es que esta polarización atraerá una carga con signo opuesto —en el Modelo Eléctrico del Universo propuesto en el libro Comets and the Horns of Moses, se trataría de un cometa— que balanceará el desequilibrio entrópico planetario, pero que a nivel social y tecnológico se desempeñará como un "reinicio histórico." A grandes rasgos, este proceso puede ser comprendido desde las corrientes escatológicas cristianas como el Apocalipsis.

Ahora bien, como nuestra labor se ha enfocado principalmente en informar, intentando disminuir la incertidumbre de estos retorcidos Senderos del Tiempo sobre los que hoy trastabilla la humanidad, podemos predecir, sin excesivos recelos, que este malhadado cataclismo de ruina, destrucción y muerte presenta una interesante oportunidad: si hacemos caso al consejo e intentamos observar el proceso apocalíptico desde una visión más objetiva, en realidad tendremos el privilegio de percibir una encumbrada danza celestial de energía creativa cuyo objetivo es desanclar del urobórico ciclo destructivo al planeta Tierra. Es más: si lográramos ajustar los canales bioenergéticos de nuestro organismo, tal vez consiguiésemos, por un módico precio, un viaje con estadía paga al siguiente nivel de consciencia. En pocas palabras, el aprovechamiento óptimo de nuestra energía orgón, evitando su derroche y redirigiéndola de manera inteligente, quizá se trate del alquímico boleto de ida para la Ascensión a la Cuarta Densidad; en la Sesión Cassiopaea del 06/11/1994 se vaticina:
P: (Laura) Bueno, el tema de que la energía sexual sea "redirigida;" ¿significa esto que las mujeres dejarán de tener relaciones sexuales con los hombres?
R: No exactamente.
P: ¿Mi pregunta está bien orientada?
R: Sí. Los hombres perderán gran parte de su impulso sexual en favor de búsquedas más espirituales. Es el deseo sexual el que está en la raíz de la histórica agresión y falta de sensibilidad por parte del hombre.
[...]
P: Me percaté que casi al mismo tiempo que empecé a meditar en gran medida mi deseo se desplomó. ¿Es esto debido a la meditación?
R: Sí. Las mujeres perderán algún deseo también. Pero, ¿cómo van a reaccionar los seres humanos a esto? Esa es la cuestión. ¿Van a estar preparados?
P: ¿Significa esto que todo el mundo va a perder interés en el sexo?
R: Tendrán mucho menos y habrá que aprender a relacionarse entre ustedes más espiritualmente.
P: ¿Y será la razón por la que el impulso humano en la búsqueda de contacto, hasta ahora, se ha manifestado a través de la unión sexual y sin el impulso sexual se verán obligados a encontrar otras maneras de relacionarse?
R: Uno esperaría esto. Todos ustedes están moviéndose hacia el Cuarto Nivel que es menos físico por lo tanto deben aprender este modo de existencia con el fin de lograr pasar al cuarto nivel.
P: Y aquellos que no aprendan, no lo lograrán, ¿es correcto?
R: Sí. Algunos se sentirán aliviados
[con esta disminución del deseo sexual]. Depende de qué tan avanzado se es.
En el mejor de los casos, si entendemos el cuerpo humano como el producto de una larga manipulación por intereses exógenos, vislumbraremos un ser almado esclavizado en el plano material por su propia maquinaria biológica. Esta maquinaria o "contenedor" fue astutamente diseñado para atesorar la energía creativa en una zona de difícil contención, conocido como dan-tien falso inferior; pues en definitiva, el ordeñe de esta energía es la razón del estado de sitio del planeta y su empleo consciente por parte de la humanidad almada es la disciplina que abre las puertas hacia la Libertad; Castaneda a través de Don Juan lo resume con claridad:
Los chamanes dicen que la disciplina hace que la capa brillante de conciencia se vuelva desabrida al volador. El resultado es que los predadores se desconciertan. Una capa brillante de conciencia que sea incomible no es parte de su cognición, supongo. Una vez desconcertados, no les queda otra opción que descontinuar su nefasta tarea. Si los predadores no nos comen nuestra capa brillante de conciencia durante un tiempo, ésta seguirá creciendo. Simplificando este asunto en extremo, te puedo decir que los chamanes, por medio de su disciplina, empujan a los predadores lo suficientemente lejos para permitir que su capa brillante de conciencia crezca más allá del nivel de los dedos de los pies. Una vez que pasa este nivel, crece hasta su tamaño natural. Los chamanes del México antiguo decían que la capa brillante de conciencia es como un árbol. Si no se lo poda, crece hasta su tamaño y volumen naturales. A medida que la conciencia alcanza niveles más altos que los dedos de los pies, tremendas maniobras de percepción se vuelven cosa corriente. El gran truco de esos chamanes de tiempos antiguos era sobrecargar la mente del volador con disciplina. Descubrieron que si agotaban la mente del volador con silencio interno, la instalación foránea saldría corriendo, dando al practicante envuelto en tal maniobra la total certeza del origen foráneo de la mente. La instalación foránea vuelve, te aseguro, pero no con la misma fuerza, y comienza un proceso en que la huida de la mente del volador se vuelve rutina, hasta que un día desaparece de forma permanente.
Et in arcadia, ego.
del pintor Nicolás Poussin
Las enseñanzas superiores templarias consistían en técnicas de sublimación sexual —el ojo entrenado no tendrá dificultades en conectarlas con la dracomaquia, la disciplina que esgrimen los Caballeros que logran vencer al Dragón, pues reclaman la soberanía sobre las conductas del cerebro primitivo o Complejo Reptilíneo (la instalación foránea)—, que coincidían con la filosofía del amor cortés promulgada por los Cátaros, (2) dado que los Caballeros del Temple (o sea, de las sienes parietotemporales, ubicadas en lados superiores del cráneo) observaban estos preceptos para lograr la Iluminación; la labor para llevar el jing sublimado consiste en elevar progresivamente el qi u orgón a través de la contraparte sutil de la columna vertebral, que se conoce como Configuración del Cayado dada la similitud con el Báculo del Pastor que se puede observar en mucha de la iconografía religiosa cristiana, diseminada en los cuentos pastorales de la tradición griálica; en la Sesión Cassiopaea, con fecha 21/06/1997 se ha brindado una clara pista al respecto, curiosamente desestimada:
P: (Laura) Una cosa que quiero entender, ya que está implicado en todo esto, es la idea del "Pastor." Todas las antiguas leyendas e historias y mitos conducen, en última instancia, a algo sobre el "pastor," o el "Rey Pastor."
R: ¡El pastor tiene más probabilidades de ser golpeado por un rayo, debido a su cayado, y por lo tanto "esclarecido" o "iluminado!"
P: ¡Qué juego de palabras! Pero, ¿en qué contrasta el concepto del Pastor y el Agricultor? Esto se remonta a las raíces mismas de todo? Esta Caín y Abel, Jacob y Esaú, Isaac e Ismael...
R: ¿No es usted "hábel"
[juego de palabras inglesas con abel por able] para resolver esto?
Esta disciplina consta de dos etapas principales: la primera, en atesorar la energía creativa que se encuentra en los fluidos seminales y del cuello uterino (elan vitae), para luego sublimar el orgón puro desde estas esencias y redirigirlo hacia el cerebro a través de la columna vertebral. Si resumimos con cierta grosería en alas de una descripción alquímica de sencilla interpretación, podemos entender el dan-tien falso inferior como la olla hermética (el Matraz Alquímico) con dos salidas, la primera, aquella en la que se vacía el Agua de Vida, la otra, la más secreta y escondida, conocida por los orientales como Huiyin (La Puerta de la Muerte y de la Vida), que conecta los vapores sublimes hacia su viaje ascendente a través de la médula ósea (conocido en la medicina QiGong como Xi Shui Jing), en búsqueda del Templo de la Mente (Fan Jing Bu Nao), donde la luz finalmente brota por la gracia divina. Continua Castaneda:
Cuando empieza a acrecentarse nuestra conciencia, crece como una columna, justo en el punto medio de nuestro ser luminoso, desde abajo hacia arriba. Esa columna tiene que llegar a bastante altura antes de poder uno contar con ella.
Mientras que la segunda etapa se enseña en las escuelas orientales como el proceso de iluminación y se conoce como respiración embriónica (Xian Tai), dado que consiste en la fundación del Cuerpo Sagrado, que los neognósticos conocen como Embrión Aureo; en el imprescindible libro del Dr. Jwing-Ming Yang, La Respiración Embriónica: Meditación Qigong, nos informa:
Como se puede comprobar, el Dao de alcanzar la iluminación o de convertirse en Buda requiere muchos años de entrenamiento. Consiste en [...] la formación de un "Embrión Espiritual" (cien días para la fundación) que es comúnmente denominado «Sheng Tai» (Embrión Sagrado) o «Ling Tan» (Embrión Espiritual). A continuación hay diez meses de nutrición y crecimiento, tres años de cuidados, y finalmente nueve años para educar a este Shen bebé hasta que madure y sea independiente. En el entrenamiento del Qigong budista y daoísta se cree que para alcanzar la meta final de la iluminación y el estado búdico primero se debe crear un cuerpo energético espiritual independiente. Después de la muerte del cuerpo físico, este cuerpo espiritual continúa viviendo eternamente y no retorna a la rueda de la reencarnación.
El Sheng Tai o Embrión Sagrado de las escuelas orientales es el Huevo Filosofal o Embrión Aureo de las respectivas corrientes rosacruces y gnósticas, que los Cátaros y trovadores provenzales entrecruzaron con las leyendas artúricas del Santo Grial; en definitiva, se trata del Ser Divino Inmortal (Infans Solaris) que en el caso de más de un iatromantis esclarecido, permitió el surgimiento de los poderes taumatúrgicos y proféticos, y además provee del equipamiento astral para la concreción de la Gran Obra: la Ascención a una Densidad más sutil; para finalizar nuestra labor, permítasenos concluir con el siguiente extracto de la Sesión Cassiopaea, del 28/10/1994: (3)
P: (Laura) ¿El espíritu de Cristo descendió en el cuerpo de Jesús en su treintavo año?
R: No.
P: ¿Qué sucedió?
R: Se formó dentro de él. Y podría hacerlo de la misma forma cualquier persona que llegue a tales niveles de servicio a los demás, mediante fe y niveles supremos de pensamiento puro.

* * *
*

Síndrome de post-abducción (III)

Hemos analizado el Síndrome de Post-Abducción como el oscuro sótano donde se esconden atribulados episodios de interferencia exógena que de alguna forma actúan como un velado lastre en las decisiones personales. Analizamos también que el programa de pacificación se trataría del producto de dos medidas asimétricas de intromisión: uno, formado por miembros de la raza humana en el ápice gubernamental secreto, con una orientación claramente psicopática y ejerciendo una férrea desconsideración por el prójimo, pero el segundo, siendo directamente la mano tenebrosa del factor exógeno; al respecto, un párrafo esclarecedor proviniente del grupo original de las sesiones Cassiopaea:
Hay algunos miembros aliens del Consorcio que operan en Tercera Densidad, pero este trabajo se lleva a cabo principalmente por seres humanos que han sido contactados y que han optado por la vía de SAS [Servicio A Sí mismo]. Muchos de los "abducidos" que afirman haber tenido experiencias positivas, en realidad, han sido implantados con falsos recuerdos; a partir de la "imagen de lectura del aura" hecha por los miembros de Cuarta Densidad se los identifica como agentes potenciales debido a su ego, que no admite la posibilidad de que estén siendo usados o manipulados. Este ego se utiliza para hacerles creer que son "especiales" o "elegidos," cuando, en realidad, están operando para los intereses de los Reptoides. Aquí no se pretende juzgar; sólo es libre albedrío.
El proceso de abducción no necesariamente requiere de la puesta en escena de naves o "carrozas de los dioses," ni siquiera del secuestro del cuerpo físico, dado que las entidades negativas de consciencia superior operan a través de los cuerpos sutiles de los individuos almados, sobre todo durante las horas de reposo, cuando la consciencia disminuye y, en especial, cuando las reservas de la elan vitae son escasas luego del orgasmo. Ahora bien, la interferencia del factor exógeno es más pronunciada en individuos que han retornado para ayudar, que se conocen en la literatura ufológica como Wanderers; del libro Secrets of the UFO, del desaparecido ingeniero e investigador Donald Elkins:
La idea de que existan seres de otros mundos es intrigante para muchos que nunca se han considerado a gusto en este planeta, viviendo una existencia terrestre. En general, [estos individuos] parecen estar en clara desventaja para la experiencia en la tercera densidad, y tienen dificultades para ajustarse al tejido socio-económico de nuestra cultura; además, tienen persistentes problemas de salud, y ciertamente no tienen apariencia alienígena o extraordinaria; son tan sólo personas:
"¡Hay muchas personas en la Tierra que en realidad no pertenecen aquí! Esto no quiere decir que ellos llegaron a bordo de una nave, desembarcaron, se colocaron un traje, perfeccionaron su idioma y se trasladaron a la casa de al lado. Empero, significa que hay una clase especial, una especie de seres en el Universo que son diferentes de los demás por el hecho de que vagan de un mundo a otro, y de un sistema a otro."
Estas personas, no obstante, tienden a ser marginadas por su inherente tendencia a una clase de amor fraternal que se promulga [en el mensaje de varias canalizaciones]. Y esto es lo que se espera de estos individuos: que despierten y recuerden que están aquí para brindar iluminación al Planeta Tierra.
De acuerdo a la visión daoísta y budista oriental, que curiosamente coincide con la disección esotérica rosacruz y gnóstica occidental, el cuerpo físico es la cáscara bariónica que encierra tres sistemas interrelacionados de materia sutil que forman el cuerpo energético; estos tres dan-tiens están integrados inferiormente por los intestinos y el aparato reproductor, el intermedio formado por el sistema cardiorespiratorio y superiormente por el cerebro, oficiando como elemento rector donde se aposenta el shen, que occidentalmente denominaríamos Conciencia; obsérvese que esta descripción no difiere de la perspectiva sufista tricerebral del ser humano, que Gurdjieff postuló en sus obras.

El dan-tien inferior se divide en el dan-tien falso y el dan-tien real; el primero, por ser la región donde naturalmente se atesora el elíxir de la vida, pero que al acumularse lleva al cuerpo al estado yang (que en psicología se entendería como un episodio de ansiedad), y que termina disparando los mensajeros químicos que detonan el impulso sexual; el segundo, sería el lugar propicio para acumular el qi (energía creativa u orgón), una vez que se logra la sublimación del jing (secreciones seminales o del cuello uterino) y que mantiene el equilibro yin-yang del cuerpo.

La traducción más auspiciosa que podemos brindar para dan-tien es "campo del elíxir," y el ojo entrenado podrá encontrar una explicación más que satisfactoria a las razones por las cuales los perpetradores de procesos de abducción se concentran en las zonas del bajo vientre (umbilicales y genitales), como así también, por qué muchos casos de visitantes de dormitorio y parálisis del sueño comienzan con golpes y pinchazos en las extremidades inferiores.

Satan Watching the Caress
of Adam and Eve (Blake)
En el terreno ufológico, el término "contenedor" que se brinda para el cuerpo físico, cobra entonces sentido, dado que se trataría del "contenedor del elíxir," es decir, la energía creativa atesorada en el dan-tien falso inferior, susceptible de ser ordeñada de manera exógena o vaciada al plano sutil por medio del orgasmo. ¿Será entonces una de las razones por la que los gnósticos y cátaros promulgaban con tanto énfasis el amor cortés para la sublimación de los instintos? ¿Quizá el método para volver al traje edénico al desarrollar el embrión áureo? ¿Y estará relacionado tal vez con el resurgimiento de la Edad de Oro en una densidad más sutil?

Pero la idea de contenedor y elíxir, también nos conecta con el concepto alquímico de la sustancia sutil o fuego filosofal; se nos informa en el libro El Fuego de los Filósofos de Patrick Harpur:
Habitualmente, las víctimas de una abducción alienígena creen que han sido transportadas físicamente a una nave espacial por extraterrestres, pero a veces describen el acontencimiento como una experiencia extracorpórea. Los esoteristas occidentales creen en un cuerpo «sutil» o «astral», análogo al «cuerpo-fantasma» o «cuerpo del sueño» de tantas culturas tradicionales, que es la sede de la Conciencia en una «experiencia extracorpórea». Es posible que las culturas tradicionales, a través de sus muchas versiones diferentes de tales experiencias, sean lo bastante sabias para no entender demasiado literalmente este tipo de cuerpo. Si es así, se está expuesto a confundirlo con el cuerpo físico y llegar a creer, por ejemplo, que se ha sido teletransportado a una nave espacial. Al contrario, es más habitual —casi universal fuera de nuestra cultura— entender que el cuerpo físico es también «sutil» y que, por lo tanto, puede ser fácilmente llevado al Otro Mundo porque no es básicamente algo material.
Y este «cuerpo del sueño» nos conecta de manera directa con las experiencias OBE de Robert Monroe. La teoría nos indica que para abolir los procesos de abducción, debemos mantener una vista objetiva de las entidades negativas de consciencia superior y reclamar la soberanía individual, evitando cualquier sometimiento o negociado con estos seres que se hacen pasar por dioses, mientras que la aplicación de este conocimiento nos conduce a la práctica del amor cortés, sublimando el jing en lo que estudiaremos en la próxima entrega como la configuración del Cayado del Pastor. Deseamos concluir con un pasaje de Carlos Castaneda que tornasola el shamanismo con la ufología, a través de los seres inorgánicos de consciencia superior que parasitan este planeta; de su libro El Lado Activo del Infinito (cap. Sombras de Barro):
—Este predador —dijo don Juan—, que por supuesto es un ser inorgánico, no nos es del todo invisible, como lo son otros seres inorgánicos. Creo que de niños sí los vemos, y decidimos que son tan terroríficos que no queremos pensar en ellos. Los niños podrían, por supuesto, decidir enfocarse en esa visión, pero todo el mundo a su alrededor los disuade de hacerlo.
"La única alternativa que le queda a la humanidad —continuó— es la disciplina. La disciplina es el único repelente. Pero con disciplina no me refiero a arduas rutinas. No me refiero a levantarse cada mañana a las cinco y media y a darte baños de agua helada hasta ponerte azul. Los chamanes entienden por disciplina la capacidad de enfrentar con serenidad circunstancias que no están incluidas en nuestras expectativas. Para ellos, la disciplina es un arte: el arte de enfrentarse al infinito sin vacilar, no porque sean fuertes y duros, sino porque están llenos de asombro."

Síndrome de post-abducción (II)

Si existe un punto de vista óptimo para enfrentar el Síndrome de Post Abducción es considerar el problema como un desafío; de ser posible encarar la situación desprovista de cualquier sesgo subjetivo, se observará que se trata de la épica imagen del Caballero enfrentando al mítico Dragón.

Uno de los principales problemas que es abordado en los textos de Los Aliados de la Humanidad es la dificultad que enfrentan muchos abducidos, víctimas del programa de pacificación; este proyecto busca la sumisión de la voluntad ante los aliens y el anquilosamiento del pensamiento crítico; Marshall Vian Summers sostiene:
El discernimiento crítico de la gente está siendo destruido. Así que cuando les ocurre algo complicado dicen: “Bueno, no quisiera juzgar la situación.” ¡Pero, de qué están hablando! Es necesario evaluar lo que está sucediendo: estas personas piensan que no pueden ser críticos. “Bueno, en realidad no puedo ser crítico. Yo no quisiera ser negativo.” Es necesario contrastar, hablar claro y decir que algo no es realmente apropiado. Pero estas personas no pueden ni siquiera hacer eso. Las personas que han sido afectadas por este Programa de Pacificación están incapacitadas en tomar una decisión. No pueden mirar un suceso objetivamente y decir: “Bueno, esto es una buena cosa,” o “Esto no es realmente una buena cosa para mí.” Así que dan la bienvenida a todo, pensando que es como debe ser con la vida.
Es cierto que se debe estar dispuesto a mirar todo. Pero no es cierto que hay que aceptar todo, es decir, darle la bienvenida a todo. ¡Por supuesto que no! Tener una Conciencia Superior no significa que no se deban hacer evaluaciones críticas. Simplemente significa ver las cosas desde un punto de vista superior. Y esto no significa que todo se vuelve gris; más bien significa que todo se aclara: se ve claramente qué hacer y qué no hacer, lo que es bueno y lo que no es bueno. Si la objetividad no es el producto final de un camino espiritual, entonces sólo persigue incapacitar y anquilosar.
Intentemos observar la situación desde nuestra humilde escalinata de la creación pero alzados graciosamente en puntillas de pie: los abducidos sometidos al programa de pacificación son los seres almados que han retornado para ayudar; sus capacidades shamánicas innatas yacen quizá dormidas o semi-despiertas, su esencia de servicio al prójimo los ciega de ver la psicopatía en otros, pero a su vez, los hace pasivos de guardar una mirada atenta sobre su elan vital, la cual ofrecen en desviadas dosis de devoción teócrata, sectaria posternación o desproporcionados picos de ansiedad. Es importante destacar que las entidades parasitarias de consciencia superior, haciendo uso de la fisicalidad variable asequible en la cuarta densidad, se mostrarán con los “atuendos” que sean considerados sacrosantos por la víctima.

Un caso específico del programa de pacificación consiste en bloquear los objetivos y expectativas personales, pero renegociarlos si el Wanderer se transforma en un problema para el sistema de control; el pensamiento rosacruz de John Baines lo sintetiza bastante bien:
En forma muy sutil se le van presentando obstáculos que insensiblemente lo van desviando de su camino y es allí donde se prueba la autenticidad de su determinación y deseo de evolución espiritual, ya que este deseo puede haber sido motivado por causas puramente materiales o afectivas.
Un hombre puede querer renunciar a todo y seguir este camino porque siente que no puede esperar nada de la vida, porque ésta le ha negado los dones que le ha concedido a otros. Si emprende el camino iniciático y alcanza después aquellos dones de los cuales había sido privado, terminará bruscamente todo interés de superarse espiritualmente, anhelo que era solamente un pretexto para conseguir sus propios y personales deseos.

Ya hemos dicho que la iniciación es un camino de renunciación y sacrificio, y que no se justifica alcanzar el poder que brinda el dominio de las fuerzas de la naturaleza a menos que este poder se utilice exclusivamente en beneficio de la Humanidad.
El gran dragón rojo y la
mujer vestida de Sol (Blake)
Pero el programa de pacificación también posee aristas marcadas por la coerción infantil, dado que el factor exógeno se presenta como todo poderoso, con el objeto de desempoderar al individuo y lograr su eventual sometimiento: ocurre que el programa de control mental comienza a edad muy temprana, y no existiendo la posibilidad de intervención parental que pueda detener la situación, el patrón de sumisión del infante se agrava debido a la total dependencia a los agresores. En varias opotunidades se reporta que el abuso se desarrolla en presencia de los familiares -que se encuentran en un estado cataléptico- como forzados expectadores del macabro evento; la situación acarrea profundas heridas psicológicas y en muchas regresiones el abducido ha conectado desacertadamente el abuso con los tutores involucrados, mientras que del otro lado brotan encubiertas sensaciones de vergüenza y remordimiento frente a la impotencia del velado acontecimiento; ambas traumáticas acequias emocionales nutren al efluente de loosh resultante; en el libro Matrix II se sostiene (cap. The Abduction of Children):
Los Grises son capaces de detectar y percibir las respuestas emocionales de los seres humanos. Pero algunas de estas respuestas (o las frecuencias involucradas) son rechazadas por los aliens. Con el fin de minimizar su exposición a longitudes de onda emocionales indeseables, los Grises pondrán a prueba a los seres humanos y aplicarán técnicas de modificación de comportamiento para bloquear estados emocionales específicos. Asimismo, se fomentarán los estados emocionales en el niño (o adultos) que darán lugar a longitudes de onda emocionales que pueden utilizar. Los Grises tienen la capacidad de “alimentarse” de esta energía. Pero además tienen la capacidad para confinar esta energía emocional en contenedores que poseen campos internos que “embotellan” la energía, al igual que un contenedor magnético retiene un plasma. El uso de esta energía en los Grises es semejante a un “elixir.” Les da un impulso en su vitalidad.
El ojo entrenado quizá considere la analogía con la agalla del roble: hay evidencia que sugiere que el desarrollo psíquico en algunos individuos puede ser inversamente proporcional a su tolerancia al abuso encubierto; así que quizá no todo esté perdido; muy en lo profundo, yacen todavía las raices profundas a la que no llega la escarcha.

El bloqueo de la memoria es otro tema recurrente cuya consecuencia directa son los picos de ansiedad y ataques de pánico debido al oculto trauma subyacente. Pareciera que tanto abducidos como perpetradores obtendrían un cierto beneficio, al menos en el corto plazo: para los primeros, el bloqueo de recuerdos traumáticos podría estar vinculado con una respuesta basada en la supervivencia y en recuperar un cierto control aparente sobre su vida consciente, mientras que los aliens sacarían provecho al reducir la respuesta emocional defensiva; esto nos indicaría que la recuperación consciente de los recuerdos junto a una ponderación objetiva de la conducta de los perpretadores es el primer paso para morigerar el fenómeno; el Material Matrix propone varios métodos para la recuperación progresiva de la memoria sobre estos velados acontecimientos:
  1. regresión hipnótica;
  2. trabajo sobre el área onírica: rememoración, exploración y desgrabación (por medio de un diario);
  3. elaboración escrita de ideas y recuerdos con objeto de establecer un flujo de asociaciones;
  4. fármacos que incrementen las áreas de la memoria;
  5. representación visual a través de la expresión artística;
  6. uso de técnicas imaginativas para esquivar las distintas clases de bloqueo;
  7. trabajar en desarrollar la consciencia y las funciones psíquicas.
En las investigaciones de Valdamar Valerian estos bloqueos coinciden con ciertas técnicas que utilizan las fuerzas de choque del Gobierno Secreto (control mental basado en RHIC-EDOM), (1) en particular los procesos de hipnosis anidada (nested hypnosis) y de bloqueo múltiple (double-block); estos últimos fueron estudiados en los trabajos originales de Dianética de L. Ronald Hubbard, (2) y años más tarde, redescubiertos por el psicólogo Corydon Hammond durante la Disertación Greenbaum sobre personalidades múltiples, en la que se expuso el flagelo del abuso infantil a nivel mundial, (3) como la oculta causa para la aparición de una constelación de personalidades que actuarían como espía, delator o asesino con total desconocimiento de la personalidad anfitrión. En el capítulo La Célula y el Organismo, Hubbard asocia con el término engrama (semejante al concepto samskara del doctor Sagan o introyecto negativo de la doctora Golomb) al programa “gatillo,” que actuaría desde las tinieblas del inconsciente: (4)
El engrama se introduce cuando la consciencia está ausente. A partir de entonces actúa directamente en el organismo. Sólo mediante la terapia de Dianética puede el analizador entrar en posesión de estos datos. [...] El engrama lo recibe el cuerpo celular. La mente reactiva podría ser el nivel más bajo de poder analítico, por supuesto, pero esto no altera el hecho científico de que el engrama actúa como si fuera una conexión soldada al regulador de las funciones vitales y a la coordinación orgánica y al nivel básico de la mente analítica en sí. Por “soldado” se entiende “en conexión permanentemente.” Este key-in es la conexión del engrama como parte de la maquinaria operativa del cuerpo. Un proceso de pensamiento analítico no está conectado permanentemente, sino que puede ser conectado y desconectado a voluntad del analizador. Esto no ocurre con el engrama. De ahí el término “soldado.”
Los síntomas de abuso infantil que los adultos pueden fácilmente reconocer incluyen desde tiempo perdido, miedos infundados y pesadillas junto a heridas inexplicables o cicatrices de origen desconocido. Un reciente documental que vincula estos síntomas junto a la programación post hipnótica y la conexión ufológica es The Nightmare del director Rodney Ascher.

* * *
*

Síndrome de post-abducción (I)

El síndrome de post-abducción envuelve una serie de procesos que padece una víctima luego de un episodio de supresión de la libertad física o psíquica. Por lo general, las abducciones tienen efectos desvastadores en la vida de un individuo y sus consecuencias pueden prolongarse por muchos años pues, como hemos visto anteriormente, el subconsciente puede intentar recrear la situación indefinidamente, motivado en el deseo de regresar al hecho (generalmente bloqueado) que dio origen al trauma. Estos efectos pueden ser clasificados en:
  • físicos, que van de cicatrices por remoción de piel o por punciones, a problemas orgánicos intensos; según el doctor David Jacobs, estos se manifiestan con mayor intensidad en las mujeres, debido al programa de hibridación alienígena que acostumbra a desencadenar dificultades reproductivas e infecciones, principalmente en la zona genital y umbilical (dado que el ombligo (1) es un sitio de aplicación habitual para inyecciones);
  • psíquicos, que abarcan desórdenes neurológicos y psicológicos, y de acuerdo al Material Matrix, desajustan los campos bioeléctricos del organismo (el cuerpo etérico); estos desajustes se pronuncian en el caso de existir implantes, dado que afectarían la secreción de glándulas, en especial la pineal y pituitaria; otros trastornos psicológicos —cuya raiz subyace en los mecanismos implantados de obstrucción de recuerdos— se observarían en los picos de ansiedad que interfieren drásticamente con la vida del individuo.
La dificultad de estos individuos se acrecienta cuando en apariencia jamás recuerdan o consideran posible una experiencia de abducción; algunas de estas consecuencias fueron indirectamente enunciadas en los artículos Allergic to Hope (Alergia a la Esperanza) y Addiction to Alone Time (Adicción al Tiempo en Soledad) por el doctor en psicología Stan Tatkin; pero al parecer, el tratamiento aislado de estos síntomas es poco efectivo y sólo pospone la resolución completa del problema.

El enfoque que proponemos sobre la naturaleza de los procesos de abducción dista un tanto del acostumbrado: nuestra perspectiva del fenómeno considera la posibilidad de una abducción física con toda la parafernalia OVNI y bajo un "pilar de luz," empero entendemos que las más usuales y que pasan desapercibidos utilizan tecnología hiperdimensional donde el proceso tiene antes que nada características psíquicas en vez de físicas; es el psiquismo del individuo el que es arrebatado y sustraído de la línea de tiempo e introducido en un reino con dinámicas diferentes, que algunos profesionales de la mente podrían caratular con cualidades oníricas e hipnoides; y es sobre este psiquismo o "huella del alma," sobre el que se opera. En las teorías ufológicas recientes, nuestro enfoque coincide en varios aspectos con la Teoría de la Distorsión.

Deseamos enfatizar la posibilidad de realidades o reinos superiores, y que estos incluyen a la realidad física; estos reinos —que operan en octavas de frecuencia que se desentienden de los estados corpusculares de la materia a los que estamos confinados— también presentan entidades biológicas pero de naturaleza diferente, acorde a las condiciones energéticas imperantes que, sin embargo, parecen no estar tan estrechamente sometidas a la Ley de Conservación de la Energía, y esto significa que existen chances para una existencia anti-entrópica o creativa. A lo largo de esta colección, hemos denominado a estas realidades como cuarta densidad, de naturaleza más sutil o etérica. El ufólogo Thomas Eddie Bullard en un estudio comparativo entre las abducciones y la narrativa folklórica comenta:
Los paralelos entre el fenómeno OVNI y el folklore fueron una piedra angular a través de la cual los investigadores expandieron el trabajo pionero de [Jacques] Vallée. Estos pequeños enanos grises reportados en los avistamiento de aterrizajes tienen sus semejanzas en las creencias populares alrededor del mundo. [...]
Pero si nos enfocamos en la imaginería, la estructura narrativa y los patrones mitológicos recurrentes, vemos que se corresponden con la iniciación y viajes shamánicos. [...] El candidato está gravemente enfermo o en trance, y su alma abandona el cuerpo y se encuentra con unos guías que lo acompañan al inframundo, donde los demonios lo torturan; eventualmente es implantado con cristales de roca en su cabeza, que le brindan poder y comunicación con las entidades espirituales; esto ocurre en una tétrica caverna con una iluminación uniforme pero no localizada. Cuando el iniciado retorna, puede permanecer inconsciente por días, y subsecuentemente cambia su vida como un shamán, con la capacidad de sanar [...] Cualquiera familiarizado con los reportes de abducción rápidamente identifica las equivalencias entre el tiempo perdido, los pequeños guías, el espantoso análisis en la nave o caverna y la transformación que se produce después. Incluso el aspecto de la iluminación en la habitación durante la revisación médica tiene correlaciones con las leyendas siberianas.
Ilustración de William Blake:
El examen de Hiob (Job)
Dado que las abducciones, sobre todo en el caso de mujeres y niños, parece transcurrir en las horas nocturnas de reposo, los patrones de sueños son también alterados: la ansiedad por la recurrencia de episodios de terrores nocturnos puede deprivar del descanso y llegar a deteriorar gravemente la salud en un periodo corto de tiempo. Reiteramos que estas experiencias se dan en lo que pareciera ser niveles oníricos y su desarrollo lineal casi siempre está bloqueado en la memoria consciente, pero pueden llegar a revelarse en la forma de vívidas pesadillas. La personas aquejadas acostumbran a utilizar una luz indicadora noturna o un emisor de ruido blanco a la hora de conciliar el sueño; sin embargo, las sensaciones de que "algo está por ocurrir," no desaparecen y esto conduce a un hábito de reducción de horas de descanso frente a la población no afectada.

Existen componentes de alta carga sexual durante las experiencias de abducción. De acuerdo al Material Cassiopaea original, la mayoría de los escenarios sobre episodios sexuales son una pantalla para la extracción de energía líbido; (2) sin embargo, no se descartan las experiencias de examen y sondeo genital orientados a la recolección de óvulos y esperma. En el caso de infantes, es común que sientan pavor de regresar al lugar específico donde se inició el proceso; de acuerdo al Material Matrix (Matrix II, Panic Type Disorders, pág 142):
Un significativo nivel del trauma resultante del abuso sexual de niños tiene su origen en entidades no humanas. Los niños, incluso en edades menores a 4 meses, son abducidos y su aparato genital es examinado detalladamente.

Esto conduce a graves efectos en el desarrollo psico-sexual del infante. Cuando el niño llega a los 4 ó 5 años, estos exámenes genitales se ven incrementados; al igual que otros adultos, sus órganos son sondeados y manoseados. Los perpetradores frecuentemente llegan a manipular sensualmente a la víctima, causando ráfagas de placer luego de los exámenes; la situación deviene entonces en experiencias de connotación de abuso sexual: muchos niños tienen su primer experiencia a través de estos exámenes de recolección de esperma.

El resultado final es que algunos adultos quedan con la "sensación de que han sido abusado de niños," y si bien es cierto, no fue un hecho perpetrado a nivel humano.
Esta asociación de abuso sexual por entidades no-humanas fue independientemente redescubierta años más tarde en el Simposio sobre Abducciones celebrado en el MIT (Massachusetts Institute of Technology), y publicado en el libro Close Encounters of the Fourth Kind, del periodista Courtland Dixon Barnes Bryan (cap. Postconference Interview: Carol and Alice, pág. 356): (3)
[...] Alice [una abducida] se echó a llorar. Cuando Budd [Hopkins, el hipnoterapeuta] le pregunta la razón, ella responde: "Me siento culpable por mi padre." Budd le indica que ahora puede hacer frente a la relación con su padre de una manera diferente, como resultado de lo que ha aprendido, y que poco a poco todo cobrará un mayor sentido. Sostiene que ahora será capaz de mirar a los bebés con otros ojos y en un sentido diferente [Alice tenía animadversión por los bebés, quizá relacionado a la forma de los Grises —considérese la hipótesis CalFet— y a los embarazos y retiro prematuro de feto producto de concepciones forzadas; a su vez, durante varias de sus abducciones era obligada a cargar bebés deformes].
Budd señala que su terapia inicial consistió en concentrarse en lo que realmente Alice creía que era el problema: la supuesta violación a los doce años por su padre, y explica que todo lo que estaba diciendo y observando sobre la violación "fue apropiado para la edad [en la que supuestamente ocurrió]" y que "décadas de maltrato llevan su tiempo en deshacerse. Pero ahora que se ha revelado la violación como una experiencia de abducción alienígena," dice Budd, "el trauma deberá desaparecer. La prueba está en la desintoxicación del trauma."

La supuesta violación por su padre, explica
Budd, no era la raiz del problema. Su padre no había causado el trauma, pues él no era la fuente del mismo. "Ya no es un recuerdo oculto," le comenta a Alice. "Estabas recibiendo tratamiento para la enfermedad incorrecta. La prueba será si hay una sensación de alivio. Los dolores de cabeza deberán moderarse. La depresión se aliviará. Habrá una sensación de plenitud."
Estos sucesos marginales que sin embargo poseen una enorme carga psicológica en la vida social, y que el doctor Jacobs etiqueta magníficamente como Secret Life (Vida Oculta), confieren una componente que actúa como un velado contrapeso en las decisiones personales: muchos abducidos son renuentes a tener descendencia, quizá por una innata consideración externa a que sus hijos no sufran un tratamiento semejante; asimismo, existe una tendencia de los abducidos al aislamiento crónico, debido a la desestabilización de la psiquis por reacciones de pánico agudo, aunado a la dificultad para mantener a largo plazo relaciones afectivas estables. Este tema pudiera estar relacionado con episodios de taquicardia e hiperventilación y otras reacciones de ansiedad, anclados sobre subrepticios resortes en el inconsciente que se activarían ante un suceso o evento externo preprogramado. El Material Matrix concluye:
Algunos de los ataques de pánico no son resultado directo de la ansiedad, sino que son el resultado de recuerdos inconscientes que se filtran hacia el estado consciente. Los individuos pueden experimentar situaciones de pavor y terror sin saber la razón subyacente. Ciertos sueños que han sido vívidos pero confusos pueden adoptar una incrementada importancia.
* * *
*

Iatromantis y la visión de la predación etérica

Concluimos la entrega anterior con las palabras de Peter Kingsley cuando presentaba al iatromantis o sanador-profeta griego en su libro En los oscuros lugares del saber:
[...] el estado que habían entrevisto o experimentado los griegos -ese estado que podía llamarse un sueño, pero no es un sueño vulgar, sino que es similar a la vigilia sin estar despierto, como estar dormido sin estarlo- tenía sus propios nombres. [...] Acabó siendo más conocido con el título de samâdhi.
El profesor Tolkien, en la épica obra El Señor de los Anillos, reflota en varias oportunidades al sha-man u hombre santo: tanto Aragorn como ElrondGlorfindel y Galadriel, pero sobre todo el mago errante Gandalf, son de una u otra forma sanadores y profetas; y en particular, los Elfos (el Hombre Edénico) tienen esa virtud de estar dormidos sin estarlo:
Legolas ya no se movía; las manos hermosas cruzadas sobre el pecho, los ojos abiertos, unía la noche viviente al sueño profundo, como es costumbre entre los elfos.
¿Pero por qué es necesaria la consciencia durante el sueño profundo? En términos informáticos, un shamán es un transductor natural de información entre diferentes densidades de consciencia, es decir, es un medium o canalizador no inconsciente, dado que mantiene su estado de vigilia durante la totalidad del proceso; y quizá sea la razón por la cual su sistema nervioso se vea desafiado en las muchedumbres metropolitanas, porque en cierto sentido, captan un sinnúmero de mensajes y situaciones que pasan desapercibidos por el resto.

Esta predisposición innata puede ser comprometedora, sobre todo cuando el individuo ignora su latente capacidad aunado a la falta de esclarecimiento y trabajo interior: su sistema nervioso, de manera predeterminada, detecta e intenta informar pero sin éxito aquella porción velada del iceberg de la realidad, que es incesantemente manipulada por oscuras manos en el tumulto de lo cotidiano. Por supuesto que en nuestra intervenida realidad, el sistema de control ha ideado numerosas formas de acallar químicamente estos desesperados mensajes que preparan el despertar shamánico: el baluarte del arcontado farmacológico silencia sin remordimientos a través de su disciplinario cilicio psicotrópico suministrado bajo las sagradas escrituras del DSM (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales); del libro La Historia Secreta del Mundo de Laura Knight-Jadczyk:
En muchos casos la elección del chamán se manifiesta a través de una enfermedad bastante seria que solamente es susceptible de curación mediante el "ascenso al cielo." Luego de la extática visión de iniciación, ¡el chamán se siente mucho mejor! Luego de responder al llamado de los dioses comienza a demostrar una constitución más que normalmente saludable [...]

Otro punto que es preciso enfatizar es que el chamán debe ser capaz de estar en completo control de sí mismo aun en medio del más profundo estado extático (la canalización mediante trance y su consiguiente ausencia de memoria de todo lo que sucede no es una actividad propia del verdadero chamán). Esta habilidad de "caminar entre dos mundos simultáneamente" es muestra clara de una extraordinaria constitución nerviosa. [...]

El Don Juan de Castaneda se refiere a esto como un estado de "impecabilidad." Esa idea también aparece en el sistema arcaico de los Yakut, en el cual el chamán debe ser "serio, poseer tacto, ser capaz de comunicarse de manera efectiva con todas las personas, y sobre todo, no debe ser presuntuoso, orgulloso o malhumorado." El verdadero chamán emana una fuerza interior que es conciente pero nunca ofensiva. [...]
Del pintor polaco Zdzislaw Beksinski
(sus obras carecen de nombre)
En general, y esto tal vez tenga reminiscencias con cualquier pabellón psiquiátrico citadino, el shamán en potencia recibe visiones de la realidad humana que afectan su desempeño como «sujeto productivo» en nuestra sociedad de consumo; y considere el lector que no sólo estamos hablando de sueños o visiones hipnoides, sino percepciones que trascienden el sentido de la vista, donde se captan sonidos, olores y en donde el sistema de creencias estándar se ve efectivamente destronado. Dentro de la escuela de pensamiento gnóstico, es posible encontrar explicaciones puntuales para estos immrams o "viajes del héroe," dado que el iatromantis esclarecido puede observar la predación etérica que se vivencia en el plano físico; en un sujeto preparado, esta «segunda atención» es selectiva, y sólo se accede a ella dentro de un marco intencional, pero en un sujeto inexperto ciertamente es demoledor; nos permitimos compartir la visión del Ente (sistema de control) del psicólogo e iniciado Roberto Torres en su libro Los Guachos:
Vi miles de demoníacos seres que se deslizaban por la calle. Algunos tenían tentáculos que introducían en las personas. Otros eran como larvas, que parecían succionar diferentes zonas del cuerpo de quienes las llevaban colgando.
[... (su pupilero o facilitador) Octavio] me exhortó a poner atención al tiempo que una chica joven, de cuerpo escultural y cabellera abundante, pasaba junto a nosotros. Su perfil derecho era perfecto. Pensé que tenía una belleza casi insuperable, hasta que se dio vuelta y pude ver su cara completa. El costado izquierdo de su rostro estaba siendo carcomido por unos largos gusanos que caían hasta su hombro. Ella reía con otros que la acompañaban y a pesar de su estupenda dentadura, de un lado parecía la mismísima parca.
Entonces sufrí mi primer desmayo, el que habrá durado no mucho más de medio minuto. Las calles se encontraban repletas de estiércol al igual que los frentes de los edificios, aún de los más modernos y lujosos. Un llanto agudo e indómito alcanzó a mi alma, y atravesado por anómalas convulsiones, las lágrimas brotaron de mis ojos.
Una multitud de hombres y mujeres que caminaban por las veredas parecían quemarse, por el efecto de una altas llamas que surgían de sus pechos, tapándoles la fisonomía que de vez en cuando lograba entrever, tal si se derritiera perpetuamente. El olor que entraba por la ventanilla era de una hediondez imposible de describir.
Tal vez para evitar esta clase de shocks, el reconocimiento e iniciación en tribus y culturas preparadas, se daba durante la infancia y la adolescencia respectivamente, por parte de otros iatromantis ya esclarecidos. Los Guachos Quilmes detectaban precozmente al posible candidato en función de su ascendencia familiar, aunque no se descartaba a otros individuos aislados que presentaban inquietudes o rasgos que no pasaban desapercibidos por el consejo de sabios; como bien plantea Mircea Eliade en su libro El Chamanismo y las Técnicas Arcaicas del Extasis, shamán se nace pero también se hace:
Pero no basta la condición de hijo de chamán; es necesario, además, que el neófito sea aceptado y convalidado por los espíri­tus. Entre los Yurak-Samoyedos el futuro chamán es identificado desde que nace; en efecto, los niños que vienen al mundo con su "camisa" están destinados a convertirse en chamanes (los que na­cen con su "camisa" sólo en la cabeza, serán los más pequeños chamanes). Ya próximo a la madurez, el candidato empieza a tener visiones, canta mientras duerme, gusta de pasear solitaria­mente, etc.; tras este período de incubación, se acerca a un viejo chamán para que lo instruya.
El iatromantis esclarecido es un sanador: su cercanía, palabra o mano producen un balance en los tres centros del Ser: instintivo, emocional e intelectual; este balance tiene características astringentes en la interfaz espiritual, y opera como un laxante etérico al provocar una evacuación vigorosa de la fauna etérica allí alojada. El escritor ruso Nicolai Levashov, en su polémico libro Russian History Viewed through Distorted Mirrors comenta:
Las "puertas" a otros niveles de la realidad, que estas mujeres naturalmente dotadas abrieron con tal facilidad, les permitieron contactar directamente a los "habitantes" de estos niveles, muchos de los cuales eran los [cuerpos sutiles] de criaturas extintas. En la pérdida de sus cuerpos físicos, estas criaturas debieron ajustarse a las nuevas condiciones de existencia, convirtiéndose en parásitos energéticos vitales. Aprendieron a devorar la fuerza vital de los que tenían la suerte de poseer un cuerpo físico, es decir, que "se alimentaban" de sus emociones. [...] La adaptación a este nuevo tipo de existencia necesitó del desarrollo de nuevas habilidades de las que carecían cuando aun poseían sus propios cuerpos físicos.

Iatromantis y el descenso a los infiernos

La principal labor -por no decir la única- de un esclarecido, debiera ser la tarea de sanar; hemos provisto en más de una oportunidad la visión detrimental de la sociedad moderna, a la que observamos como mentalmente enferma y posiblemente en un camino de consecuencias plenamente escatológicas.

Consideramos que la ponerogénesis bien puede ser interpretada como el preproceso digestivo de una civilización menor por una superior, entendiendo la degradación de la raza humana como su sustento primario: debe prepararse el bolo alimenticio en una masificación y polarización suficiente para que por sí misma inicie el proceso de desintegración y facilite así su apocalíptica deglución final; el askokin: la sustancia cósmica sagrada, será obtenida en abundancia como los polisacáridos y ácidos grasos lo hacen en el vientre del convidado.

Nuestra visión empero, incorpora unas sazonadas especias encapsuladas en humildes vestimentas, que de lograr romper su envoltura, resultan en substancias antitónicas con eventuales consecuencias purgantes y vomitivas para el parasitario comensal. Estos curiosos condimentos una vez que inician su progresivo esclarecimiento resultan en aderezos poco apetecibles; hemos de reconocer, sin embargo, que el refinado olfato del sistema de control los detecta rápidamente, etiquetándolos como sustancias insurgentes y desagradables, utilizando toda su artillería hiperdimensional en busca de una rápida eliminación. Aunque este constante ataque resulta en un inesperado pero inevitable efecto: la fractura de la crisálida y el eventual proceso iniciático de un sanador.

A lo largo de esta colección, hemos reconocido numerosos shamanes que han recorrido con pie decidido o fatigado las asperezas del tiempo; algunos nos han brindado fantásticas pistas sobre lo que se esconde tras el velo, mientras que otros han diagnosticado las vedadas enfermedades de la civilización o han establecido encumbradas escuelas de pensamiento que preparan al buscador en sus primeros intentos de acercarse a la verdad; pero queriendo exponer un ejemplo de reconocimiento universal, tal vez a algunos les sonará algo distópica nuestra visión del Jesús gnóstico como el arquetipo del shamán sanador; de las Transcripciones Cassiopaea del 30/09/1994:
P: (Laura) ¿De dónde recibió [Jesús] su enseñanza o entrenamiento?
R: Fue canalizado hacia él.
P: Cuéntennos lo que Jesús realmente hizo.
R: Él enseñó verdades espirituales a los que estaban famélicos por ellas.
P: ¿Y cuál fue la base de estas verdades espirituales?
R: Canalización de información de fuentes más altas.
P: ¿Cuál es la verdad que Jesús enseñó?
R: Que todos los humanos son amados por el Creador y son uno con el mismo.
P: ¿Acaso hizo milagros?
R: Algunos.
P: ¿Pueden hablarnos de uno o dos de ellos?
R: La curación.
P: ¿Era capaz de sanar, literalmente, con el toque de su mano?
R: Sí.
P: ¿Realizó exorcismos?
R: Algo parecido.
P: Entonces no hubo crucifixión, no hubo resurrección después de los tres días, es correcto?
R: Bastante.
P: Bien, ¿cuál es la verdad sobre este asunto?
R: Abandonó la Tierra en una nave luego de un estado de sueño extendido.
P: ¿Cuándo fue que entró en este estado de sueño? ¿Se fue un día a la cama a dormir y luego una nave vino y lo recogió?
R: Algo así.
P: ¿Así que le pareció a sus seguidores que había muerto?
R: Ellos pensaron eso.
P: ¿Se levantó en algún momento y dijo algo a alguien antes de irse en la nave?
R: Sí.
P: ¿O sea volvió de la muerte...
R: Sí.
P: ... y luego les dijo cosas que había visto en su sueño meditativo extendido, fue eso lo que sucedió?
R: Algo parecido.
P: Bien, ¿qué pasó?
R: Profetizó y proclamó entonces su eventual retorno.
P: ¿Fue esta información la que obtuvo durante este período de sueño prolongado?
R: Sí.
P: ¿Cuánto tiempo estuvo dormido, o en este estado de semi-muerte?
R: 98 horas.
La singular idea que el Jesús histórico sea tan sólo otro exponente de lo que entendemos como Wanderer o Bodhisattva, puede sonar alentador para aquellos que no se han sometido al dogma eclesiástico; en cierto sentido nos da pie a reconocer el trabajo de otras entidades de servicio al prójimo que en remotos parajes y desolados tiempos han encarnado para servir en silencio a la humanidad.

En el Material Seth se profundiza en la sospecha que más de una persona subyace tras el personaje del Jesús bíblico y que por medio de un cierto estado de trance meditativo sobre el que los iatromantis acceden a un sistema de realidad extendida (¿tal vez la cuarta densidad no limitada por el tiempo lineal en la cual se observa el enfoque selectivo de la humanidad sobre el espacio de variantes?), es como obtienen información que más tarde utilizarán para profetizar en la realidad física humana:
Su figura de Cristo representa, simbólicamente, su idea de Dios y de sus relaciones. Había tres individuos separados cuya historia se mezcla y se hicieron conocidos colectivamente como Cristo: de ahí las muchas discrepancias en sus registros. Estos fueron todos hombres, porque en ese momento de su desarrollo no habrían aceptado una contraparte femenina. [...]
Las tres personalidades Cristo nacieron en su planeta, y de hecho se hicieron carne entre vosotros. Ninguno de ellos fue crucificado. Los doce discípulos eran materializaciones de las energías de estas tres personalidades: sus energías combinadas. Luego fueron totalmente dotados de individualidad, sin embargo, su tarea principal era claramente poner de manifiesto dentro de sí mismos ciertas habilidades inherentes a todos los hombres.
Sea que la crucifixión ocurrió físicamente o no, fue un acontecimiento netamente psíquico, pero que existe al igual que todos los demás actos relacionados con el drama. Muchos fueron hechos físicos pero otros no. El evento psíquico afectó su mundo tanto como el físico, como es obvio. Todo el drama se produjo como resultado de la necesidad humana. Fue creado como resultado de esa necesidad, surgió a partir de la misma, pero no se originó en su sistema de la realidad.
Los shamanes nacen como seres humanos (esto distinguiría al Jesús hombre del Cristo divino: el shamán en potencia del sanador esclarecido), pero se distinguen por su refinado y a veces estrafalario sistema nervioso; sus propios iguales reconocen que algo no está del todo bien con ellos, mientras que el shamán percibe algo diferente: el mundo es el que está al revés, pero es la mayoría de la humanidad la que permanece tristemente ciega. De todo este cóctel de sentimientos encontrados y conductas individuales -muchas veces doblegadas por tutores enfermizos-, comienza su lenta fermentación psíquica que se desarrolla en las postrimerías de la infancia y se acrecienta en el transcurrir de una atribulada adolescencia.

Tal vez en la base profunda de estos sentimientos, algún recuerdo epifánico logre emerger y germinar en la memoria conciente; no obstante y en la sociedad moderna, el sistema de control ha diseñado estándares en la psiquiatría moderna para diagnosticar y aplicar una anestésica dósis de psicofármacos para amputar cualquier vestigio conspiranoico de la realidad. Peter Kingsley lo resume con excelencia académica en su libro En los oscuros lugares del saber, los orígenes olvidados del mundo occidental:
Un iatros es un sanador; un iatromantis es un sanador de una clase muy especial: es un sanador que, al mismo tiempo, es profeta, un hombre que cura a través de la profecía. [Ser profeta] significa dar voz a lo que no la tiene, actuar como portavoz de lo divino. Todo tenía que ver con ser capaz de ponerse en contacto -y después hablar- desde otro nivel de conciencia.

En ese otro nivel, la libertad del individuo respecto del espacio y del tiempo es un hecho. La duda no le afecta en lo más mínimo, igual que la creencia: las creencias o dudas no tienen influencia. Para transmitir esta sensación de libertad, uno de los nombres que se daba a esos sacerdotes de Apolo era "caminante celeste," término empleado en el mismo sentido en zonas tan orientales como el Tíbet y Mongolia.

El sentimiento de unidad que experimentaba el iatromantis en otro nivel de conciencia dejó su marca en el mundo físico. Incluso hablar de influencia es limitar la realidad de lo que era una vasta red de nómadas, viajeros e individuos que vivían en el tiempo, pero, al mismo tiempo, estaban en contacto con algo más.
Muchas de las historias y prácticas asociadas con el iatromantis en Grecia tienen su paralelo exacto entre los chamanes, y el modo en que se manifiestan en las tradiciones del yoga indio es más que una coincidencia.

La infraestructura edilicia del Cosmos (III)

En las entregas previas, hemos analizado la posible existencia de vórtices de ruptura del continuum espacio-tiempo, en donde la gravedad se comporta de manera anómala (científicamente se hablaría de un horizonte de sucesos), (1) habiendo observado que se presentan tanto puntos coordenados geográficos como también ventanas temporales; pretendemos enfatizar que estos puntos o ventanas no sólo son ingredientes del caldo gordo esotérico, sino que han sido identificados y estudiados en astrofísica tanto en la cosmología inflacionaria como en la estacionaria. Del libro Universos Paralelos del físico teórico Michio Kaku (cap. Portales dimensionales y viajes en el tiempo):
La relatividad general es como un caballo de Troya. [...] Pero, acechando dentro del caballo, encontramos todo tipo de demonios y duendes, entre ellos los agujeros negros, los agujeros blancos, los agujeros de gusanos e incluso máquinas del tiempo, todo lo cual desafía al sentido común. Estas anomalías se consideraban tan extrañas que incluso el propio Einstein pensó que nunca se encontrarían en la naturaleza. Durante años, luchó denodadamente contra estas soluciones extrañas. Hoy en día, sabemos que estas anomalías no pueden descartarse fácilmente. Son una parte integrante de la relatividad general y, en realidad, incluso pueden servir de salvación a cualquier ser inteligente que se enfrente a la gran congelación.
También, logramos asociar la ruptura del continuum como una posibilidad para direccionar o seleccionar con facilidad del Espacio de Variantes (2) un conjunto particular con el que se resuene emocionalmente, asociándolo a la idea borgiana de series infinitas de tiempos. Estos lugares o momentos parecen formar parte estructural del sistema cósmico y estarían asociados a la construcción de edificaciones sagradas o a la calendarización de ceremonias y festividades religiosas, con el objetivo de lograr cierto estado interior en los participantes y así seleccionar concientemente el «futuro» que se pretende atraer.

Nuestro estimado profesor Tolkien, también intuyó el serialismo del tiempo desde una visión tal vez más mítica cuando escribía postrado por su «fiebre de trincheras» las primeras páginas de lo que terminaría siendo El Silmarillion. En su dibujo de I Vene Kemen (El Barco de la Tierra), presente en El Libro de los Cuentos Perdidos, su hijo y albacea literario Christopher agrega:
La representación del mundo como un barco, sigue siendo desconcertante. Sólo en un sitio se sugiere que mi padre quizá concibiera el mundo de esta manera: el pasaje [...] en el que Ulmo habla a los Valar acerca del tema, concluye: "Oh, Valar, no conocéis todas las maravillas y las muchas cosas secretas que hay bajo la quilla oscura de la Tierra donde tengo mis poderosos recintos de Ulmonan, no las habéis soñado nunca."
La Tierra es la Cuna de la Mente,”
Konstantin Tsiolkovsky
La curiosa ilustración, sin embargo, es lo bastante poderosa para concedernos dos aportes valiosos: en primer lugar la sugerencia de un continuum sobre el que se navega, representado como el océano exterior o Vaitya-Vai que podríamos asociar con el Espacio de Variantes, y la segunda y quizá más importante, que la tripulación despierta de la nave se encuentra en un «bloqueo de fase» (3) respecto al timón decisional de la mayoría dormida por el encanto de las fantasmagóricas sirenas, habiendo enfilado la proa hacia traicioneros fiordos apocalípticos.

¿Cómo cambiar entonces la dirección? Ouspensky en su libro En Busca de los Milagroso comentaba que su maestro Gurdjieff propuso la idea de que si un esclarecido equipo abordo alcanzaba cierto umbral de conocimiento objetivo, podía lograrse un golpe de timón:
En verdad, doscientos hombres conscientes, si existieran y si encontraran necesaria y legítima esta intervención, podrían cambiar toda la vida sobre la Tierra. Pero no existen en cantidad suficiente, o no lo quieren, o bien no ha llegado aún el tiempo, o tal vez los otros duermen demasiado profundamente.
¿Este cambio de rumbo sería el vislumbrado Retorno a la Edad de Oro? Varios autores han concluido en un desenlace de estas características, desde Daniel Ruzo a Robert Monroe bajo un conjunto heterogéneo de fechas; el problema radica quizá en la perspectiva antropocéntrica: una visión acostumbrada a fechas fijas bajo un paradigma de tiempo lineal, a la espera de un momento específico en que un proceso de características exógenas desencadene un cambio de proporciones bíblicas; cuando en realidad, nuestra propuesta es algo diferente, entendiendo este cambio como un emergente natural que surge del trabajo interior individual, afectando progresivamente las decisiones egocéntricas y transmutándolas en mancomunadas, que empero considere los ciclos metónicos como el efectivo marcador del tiempo cósmico.

Por supuesto, entendemos que en todo proceso natural siempre existirá un flujo de excepción, y que en este caso más que excepción parecería la regla: la humanidad dormida corre el riesgo de concluir este ciclo exactamente donde lo comenzó; en este sentido, el psicólogo norteamericano Kenneth Ring, especialista en experiencias extraordinarias,(4) coincidía en un escenario semejante al descrito por su colega argentino Roberto Torres, autor del libro Los Guachos:
Estamos asistiendo a la definición de un ciclo histórico, la muerte del viejo mundo y la posibilidad de que nuestro ser interno dé un gran salto chamánico. La revolución ha comenzado. La civilización tal como la conocemos se desploma ante nuestros ojos. Si la humanidad lo logrará o no, es algo que está por verse, ya que quienes permanezcan dentro de las viejas estructuras, sucumbirán cuando se terminen de caer. Los Guachos sabemos que no falta mucho, que este es el tiempo prometido por los chamanes de nuestro linaje y que sólo una minoría lo logrará.
Y este salto chamánico, no lo dudamos, será la revelación de las realidades vedadas de la cuarta densidad; en verdad, cuánto de nuestro trabajo se vería abreviado si fuese posible para el hombre común vislumbrar y recordar lo que acontece detrás del velo. La explicación marginal aunque factible es que a medida que el «navío planetario» en que habitamos atraviese estos curiosos vórtices temporales se fusione junto al estado mental y emocional que impere en tal momento sobre los individuos: si nuestra visión es correcta, la Teoría de Cuerdas estaría en relación con estos Puntos Coordenados, es más serían estas mismas; (5) Kaku continúa:
Según la teoría de cuerdas, si uno tuviera un microscopio y pudiera observar el centro de un electrón, no vería una partícula puntual sino una cuerda vibrante. (La cuerda es extremadamente pequeña, mide la longitud de Planck de 10-33 cm, un trillón de veces más pequeña que un protón, de modo que todas las partículas subatómicas parecen un punto.) Si pellizcáramos esta cuerda, la vibración cambiaría; el electrón podría convertirse en un neutrino. Si la volviéramos a pellizcar, podría convertirse en un quark. En realidad, si la pellizcásemos con bastante fuerza, podría convertirse en cualquiera de las partículas subatómicas conocidas. De este modo, la teoría de cuerdas puede explicar sin esfuerzo por qué hay tantas partículas subatómicas conocidas. Para hacer una analogía, en una cuerda de violín las notas La, Si o Do Sostenido no son fundamentales. Pulsando simplemente la cuerda de diferentes maneras, podemos generar todas las notas de la escala musical. El Si Bemol mayor, por ejemplo, no es más fundamental que el Sol. Todas ellas no son más que las notas de una cuerda de violín. Del mismo modo, los electrones y los quarks no son fundamentales, pero la cuerda sí. En realidad, todas las subpartículas del universo pueden verse como nada más que diferentes vibraciones de la cuerda. Las «armonías» de la cuerda son las leyes de la física.
Hemos indicado esta posibilidad de reinterpretación de la realidad cuando enunciamos la eventual escisión de realidades; pero como humanidad conciente, ¿será posible disminuir el número de aquellos que naufraguen hacia un reinicio histórico? Guardamos nuestras serias dudas de que se logre masificar un despertar global: tristemente la enorme mayoría de la humanidad no concibe ni le interesa el cerco que la estabula (y el punto de partida para todo cambio radica en el reconocimiento objetivo de la propia situación), ignorando cualquier participación en un banquete cósmico de supinos granjeros demoníacos. Celebremos, sin embargo, con cierto optimismo la llegada del "Gran Año" caldeo; del libro La Historia Secreta del Mundo de Laura Knight-Jadczyk:
En el siglo III A.C., Beroso popularizó de tal manera la doctrina caldea del "Gran Año" que esta se esparció a lo largo de todo el mundo helénico. De acuerdo a esta enseñanza, el universo es eterno, pero periódicamente se destruye y reconstituye cada "Gran Año." [...]

Lo que nos conviene recordar acerca de todas estas proposiciones es su carácter inherentemente optimista: la consciencia de que hay una normalidad en todo este ciclo de catástrofes, una certeza en su significado y, sobre todo, ¡una declaración implícita de que nunca se trata de un desenlace final de las cosas! Se nos está tratando de comunicar la idea de que, al igual que es necesario que haya tres días de oscuridad antes del renacimiento de la Luna, también son necesarias la muerte del individuo y la muerte periódica de la humanidad. Toda forma material, en virtud de su mera existencia dentro del tiempo, pierde vigor y se vuelve informe aunque sea tan solo por un instante. [...]
* * *
*

La infraestructura edilicia del Cosmos (II)

Ciertamente sería complicado para un gélido témpano imaginar la fluidez de un caudaloso río o la ingravidez de la neblina a la luz de un rápido amanecer. La extraña idea de que nuestro universo físico sea tan sólo una porción congelada de una realidad plásmica o energética mayor no debiera ya sorprendernos; aquello que sí debiera preocuparnos —como humanidad consciente— es si podemos seleccionar o quizá reencausar un determinado fragmento de un espacio-tiempo aun inmanifiesto.

Si perseguimos esta curiosa sospecha, y la asociamos a nuestro rudimentario análisis sobre el serialismo del tiempo promulgada por el ingeniero aeronáutico John W. Dunne, podremos arribar sin mayores esfuerzos al concepto del Espacio de Variantes (1) del físico ruso Vadim Zeland. Por el momento, sólo mencionaremos esto, aunque en breve profundizaremos cómo es posible que ambos científicos hayan recibido en sus sueños estas extrañas ideas sobre la naturaleza de la realidad. No nos cabe duda que Parmeneides hubiese reconocido a ambos como iatromantis que reciben educación en el mundo imaginal. (2)

Previamente vimos que el concepto de Puntos Coordenados del Seth Material coincide con el de  Ventanas (3) en las Sesiones Cassiopaea; es altamente probable que dicho término haya sido recogido por Fredric Grant Irland, ávido lector de material ufológico y canalizador original del material. (4) Si rastreamos el origen del término, vemos que fue nuestro respetado John Keel quien lo mencionó en su libro Our haunted world:
Las actividades de estas entidades se limitan esencialmente a ciertas áreas específicas del planeta, donde aparecen y reaparecen siglo tras siglo. "Los ángeles mantienen sus antiguos lugares," escribió el poeta Francis Thompson. Con lo cual, hay muchos lugares "embrujados" alrededor del mundo, evitados por el hombre antiguo o sacralizados por él. Estos son lugares geográficos precisos, y cualquier persona indagando en la historia y la tradición encuentran miles de relatos de fantasmas, demonios, monstruos y platillos voladores divisados a pocos kilómetros y que cubren mil años o más de tiempo.
Para los investigadores en OVNIS esos lugares son Ventanas: puntos de entrada para las naves espaciales desde algún lejano planeta. Los ocultistas enseñan que estos son Pasadizos: puntos débiles en la envoltura etérica de la Tierra a través del cual los seres de otros contínuo espacio-tiempo se filtran hacia nuestra realidad. [...]
Hay literalmente miles de estos puntos débiles en nuestro planeta. Actividades paranormales y sobrenaturales en estas áreas parecen estar controladas por factores cíclicos complicados. Periódicamente, el infierno se desata en todos estos lugares a la vez, y luego tenemos una ola de avistamientos de OVNIS, apariciones, duendes, repentinas desapariciones inexplicables de animales y seres humanos, incendios misteriosos, e incluso una forma de locura en masa.
De acuerdo a nuestra investigación, hemos de coincidir mayormente con la visión ocultista de los eterianos, dado que aun gran parte de los ufólogos sostiene la idea de extraterrestres (la dificultad con la palabra extraterrestre es precisamente la misma que con la alegoría del gusano en la maceta, (5) brinda un aspecto distorsionado y a la vez tranquilizador del problema: en definitiva, un punto de vista antropocéntrico). No obstante, esta visión ocultista no difiere demasiado de la científica; en el libro Universos Paralelos del físico teórico Michio Kaku leemos (cap. V: Portales dimensionales y viajes en el tiempo):
Aunque Einstein creía que los agujeros negros eran demasiado increíbles para existir en la naturaleza, demostró con ironía que eran aun más extraños de lo que podía pensarse, teniendo en cuenta la posibilidad de que en el centro de un agujero negro se encuentren agujeros de gusano. Los matemáticos los llaman «espacios múltiplemente conectados.» Los físicos los llaman «agujeros de gusanos» porque, tal como un gusano perfora la tierra, crean un atajo alternativo entre dos puntos. A veces se les llama «portales o pasadizos dimensionales.» Se llaman como se llamen, es posible que un día proporcionen el medio definitivo para el viaje interdimensional.
Empero, la idea académica propone la interconexión de un continuo espacio-tiempo tridimensional con otro, cuando la idea de Ventana o Punto Coordenado corresponde a la de un vínculo o corredor entre diferentes densidades de la materia. De ser este aparente delirio válido, podríamos ofrecer un principio de comprensión sobre la tecnología psíquica aplicada a la transmogrificación (que en las Sesiones Cassiopaea se propone con el acrónimo TdARm o Transdimensional Atomic Remolecularization); afortunadamente en las sesiones de Jane Roberts, Seth se explaya con claridad al respecto:
Los puntos de energía concentrada se activan por medio de intensidades emocionales que están perfectamente dentro de vuestro alcance normal. Los propios sentimientos y emociones activan estos puntos coordenados, aunque no los reconozcan. Por consiguiente, se añade una mayor cantidad de energía a ese pensamiento o sentimiento original, y se acelera su proyección hacia la materia física, independientemente de la naturaleza del sentimiento.

En otras palabras, estos puntos son como generadores invisibles de energía que se activan cuando un pensamiento o sentimiento emocional con la suficiente intensidad entra en contacto con ellos. A su vez, estos puntos intensifican la causa que los activa de una manera bastante neutra.
[...] en ciertas condiciones, pueden llegar a condensarse en forma de materia. Aquellas unidades electromagnéticas que tengan la suficiente intensidad activan automáticamente los puntos coordenados subordinados de los que hemos hablado. Por tanto, estas unidades se aceleran y se condensan en materia mucho más rápido, hablando en vuestros términos, que las unidades de menor intensidad. [...] 
Cada pensamiento o emoción, por tanto, existe como una unidad de energía electromagnética o como combinación de ellas en ciertas condiciones, y, con la ayuda de los puntos subordinados, frecuentemente emergen en los componentes básicos de la materia física. Esta aparición como materia física ocurre como «resultado» neutro, independientemente de la naturaleza del pensamiento o emoción dados. Las imágenes mentales, acompañadas de una emoción intensa, son por tanto un anteproyecto a partir del cual aparecerán –hablando en vuestros términos– los correspondientes objetos, condiciones o acontecimientos físicos.
La Cornucopia o
Cuenco de la Abundancia
Y esta es una hebra valiosa de información: la coordinación de pensamientos y emociones en una zona ventana los condensa hacia la realidad física. Puede ser entonces que las festividades y reuniones en emplazamientos sagrados, que más tarde degeneraron en rituales, tengan su raíz en este preciado conocimiento. Ahora bien, estas Ventanas no sólo son emplazadas geográficamente sino que también aparecen estructuradas de forma cronológica y estarían relacionados al período de 19 años conocido como Ciclo Metónico (6) en honor al astrónomo griego Meton de Atenas (aunque ya era conocido por los babilónicos y chinos); la antropóloga Bethe Hagens sostiene al respecto:
También sostenemos que una razón importante por la cual los constructores megalíticos estaban tan interesados ​​en la astronomía y el cálculo preciso de las fases solares y lunares fue que dentro de estos cálculos se computaba la predicción de "pulsos" de energía a través de la red en diferentes épocas del año. El capitán Bruce Cathie, piloto de avión e investigador prolífico sobre la red energética de Nueva Zelanda, ha teorizado durante años respecto al patrón armónico pulsante de la red y cómo podría relacionarse con avistamiento de OVNIS y fenómenos de "luces en el cielo." [...] Podemos plantear la hipótesis de los latidos del corazón de Gaia. Los antiguos evidentemente modelaron sus días sagrados y las fiestas locales para entrelazar estos acontecimientos entre la red y los campos de energía del sistema solar.
Curiosamente estos 19 años corresponden al múltiplo de 9,6 años conocido por los ufólogos como Ciclo Forteano en honor a las oleadas de fenómenos anómalos que había denunciado en sus obras Charles Fort; (7) y este ciclo nos lleva a la interesante idea de los nodos gravitacionales de tres cuerpos, cuando la Tierra, el Sol y la Luna se encuentran alineados.
* * *
*

La infraestructura edilicia del Cosmos (I)

Estamos sujetos a comprender nuestra realidad por aquello que percibimos sobre lo que nos rodea; los lectores habituados a esta colección comprenderán empero que esta percepción es miope y eventualmente ciega para todo lo que trasciende la realidad física. Hemos hecho nuestro esfuerzo al presentar un modelo expandido sobre la biología del alma, entendida como un organismo basado en materia no bariónica, el cual podría oficiar como una interfaz plásmica con el sistema nervioso central.

De ser este paradigma una aproximación válida, explicaría la existencia de los complejos autónomos psicológicos como entidades biológicas en un soporte diferente de materia —cuya denominación esotérica seria el sustrato etérico o materia astral— pero susceptibles de poseer niveles de consciencia semejantes o superiores al de los humanos. El libro War in Heaven (La Guerra en el Cielo) propone una disección del plano sutil negativo formado por dos facciones manipulando según sus intereses a la humanidad: los Teócratas (que hemos identificado con los directores de las egrégoras de las religiones organizadas) y el Colegio invisible (relacionados quizá con los grupos sectarios y movimientos sociales contraculturales); en el capítulo XI se hace una descripción de los Bandas de los Teócratas, que reviste grandes similitudes con los anillos que rodean el plano etérico terrestre descritos por Robert Monroe:
Muchos notables tiranos, conquistadores, supinos líderes religiosos, magos negros, y criminales se han convertido en Teócratas después de la muerte, pero también lo han hecho algunas personas que la historia llama santos o genios. El poder corrompe, y la perspectiva de alcanzar la inmortalidad corrompe aún más. Muchas personas con almas altamente desarrolladas, cuyas vidas terrenales fueron vividas con bastante ética optaron por convertirse en Teócratas después de la muerte.
Esto ha sido especialmente cierto en las personas que eran devotos religiosos, pero que luego se enteraron de la horrible verdad acerca de sus dioses después de la muerte. Cuando fueron demasiado poderosos para que los Teócratas los esclavizaran o devoraran, algunos se convirtieron en miembros del Colegio Invisible y lucharon contra la teocracia; pero otros se convirtieron ellos mismos en Teócratas. La tentación es muy fuerte, debido a que los Teócratas, como clase dirigente, han gobernado el plano físico de la Tierra y su plano astral durante la mayor parte de la historia humana. Por ejemplo, la mayoría de los Papas medievales y otros líderes religiosos notorios por ser cínicos y hambrientos de poder son ahora Teócratas.
Kyle Griffith, autor del mencionado libro, logró el contacto con el Colegio invisible a través de rituales claramente enfocados en un negociado energético de tipo sexual, y lo remarcamos pues entendemos que la información suministrada es por lo menos tendenciosa, no tanto por la descripción de los Teócratas, sino porque desestima la existencia del bando positivo de servicio al prójimo o las densidades espirituales; hemos de recordar que las entidades negativas debido a su compulsión al pensamiento ilusorio, sólo pueden ver lo que eligen ver. Por supuesto, el contacto con ciertas inteligencias exosomáticas superiores implica un diferencial de consciencia que dista exponencialmente de la visión humana, a veces con un giro radical aunque no carentes de cierto humor: (1)
P: (Laura) Bueno, ¿hay algún karma negativo en la sociedad, en el juez o el jurado, o en el verdugo, si un criminal es llevado a juicio, declarado culpable de un crimen atroz y luego condenado a muerte?
R: ¿Qué pasa con la guerra? ¿Qué es mejor? Esto es amplio porque todos [los seres humanos] son asesinos y suicidas. Es la suprema lección que todos deben aprender antes de poder pasar a la existencia etérea. Su pensamiento está demasiado simplificado.
¿Tal vez se dude que la orientación humana sea entrópica? ¿Su forma de procurarse alimento acaso no implica la destrucción de otro organismo viviente? ¿Refutaría por casualidad que el hado por encarnar y nacer no es otro que la muerte? Sin embargo, son hechos objetivos que por impotencia o por falta de un punto de vista no antropocéntrico, intentamos denodadamente huir o rechazar con palabras bonitas. Creemos no obstante, que la valentía de aceptarlos es la campana de largada para un cambio, tal vez de proporciones cósmicas.

Un incisivo acercamiento crítico a las canalizaciones —entendiendo que siempre serán tendenciosas y contendrán desinformación— puede ser uno de los pocos caminos para observar con mayor objetividad nuestros viciados conceptos de la realidad física. Pero del mismo modo, el hylerrealismo bungeano o la docilidad ciega y carente de cuestionamientos puede ser la peor prisión que anquilose y entorpezca el desarrollo y crecimiento interior.

Si agregamos el Seth Material provisto por Jane Roberts y Robert Butts junto a las antiguas Transcripciones Cassiopaea, tenemos tres fuentes diferentes que hacen mención a ciertos enlaces estructurales que facilitan el intercambio entre densidades; en War in Heaven, encontramos en el capítulo X una nimia exposición:
P: ¿Cómo funciona la psicokinesis entonces, o no existe en absoluto?
R: Existe, pero no es nada de lo que piensas ahora. De hecho, el concepto que tienen de la naturaleza de los poderes psíquicos es un revoltijo de simplificaciones y errores. La
psicokinesis no mueve ni cambia la materia física directamente, pero puede hacerlo trabajando a través de los vínculos entre la materia física y astral. Estos enlaces son el "secreto de la vida."
Si bien es la única mención que se efectúa en estas canalizaciones sobre los vínculos inter-materiales, en las siguientes páginas se los relaciona con la diferencia entre materia orgánica e inorgánica: la materia orgánica poseería una componente compleja en el plano astral donde el invisible cablerio energético enlazaría el sustrato corpuscular con el inmaterial; entonces la vida biológica sería una emergente sistémica de este intercambio entre diferentes densidades de la materia. Afortunadamente, el Seth Material se expone con mayor profundidad, y se afirma la capacidad de pasar de un camuflaje o sistema (densidad de la materia) a otro, pero denominándoles como Puntos Coordenados:
Existen puntos de coincidencia en los que, en ciertas condiciones, se puede pasar de uno de estos sistemas a otro. Por supuesto, no necesariamente están separados en el espacio que ustedes conocen. Estos son los llamados Puntos Coordenados, donde un camuflaje se fusiona con el otro. En su sistema, algunos de ellos son geográficos pero en todos los casos se necesita una sintonización preliminar de la conciencia. Tales pasajes sólo pueden hacerse en experiencias fuera del cuerpo. Todo individuo tiene acceso en sus sueños a la información que poseen Los que hablan [Wanderers, aquellos con capacidad de despertar a otros]. Existen estados adyacentes de conciencia que ocurren dentro de los patrones de sueño y que sus electroencefalogramas no pueden detectar, "corredores" adyacentes a través de los que viaja vuestra conciencia.
Ahora bien: estos Puntos Coordenados activan por sí mismos el comportamiento de los átomos y las moléculas al igual que, por ejemplo, el Sol ayuda al crecimiento de las plantas. Las coordenadas activan el comportamiento generador de átomos y moléculas, y amplían en gran manera su capacidad de cooperación, es decir, su tendencia a agruparse en organizaciones y grupos estructurales. Los Puntos Coordenados magnifican o intensifican el comportamiento, la espontaneidad latente inherente a la materia física. Actúan como generadores psíquicos, impulsando a la forma física lo que aún no es tal.
Callanish emplazado en una
zona "ventana."
Parece que hemos dado con algo sustancial: la infraestructura edilicia del Cosmos aparenta anclarse y sostenerse a través de estos extraños vínculos o puntos; la idea de que existan zonas geográficas donde estos puntos posean ciertas implicancias en sus alrededores nos relaciona con las Líneas de Ley y las Zonas Ventana; estas líneas explicarían la ubicación de los círculos de piedra como Stonehenge o Callanish, y las estructuras piramidales como la de Giza. Las Líneas de Ley fueron estudiadas por el prestigioso investigador Thomas Lethbridge y nuestro respetado Juan García Atienza cuando trazó la historia oculta del legado templario:
Si nos molestamos en escarbar hasta su estructura primigenia en estos caminos equívocos seguidos por los ocultistas de todos los tiempos, nos encontramos con que, en todos ellos, hay una meta específica que domina a todas las demás: la victoria sobre los conceptos aparentes del tiempo. Y esta victoria, cuando se consigue, se alcanza por medio de dos vías que, en el fondo, no son más que una: la experiencia directa y el conocimiento. En ambas, tendientes a un mismo fin, la elección depende del individuo, según dominen en él las capacidades psíquicas o la fuerza intelectual.
Al final de ambas vías está el encuentro definitivo con una realidad distinta de las apariencias percibidas por los sentidos. Una realidad en la que estamos todos inmersos, pero a la cual las percepciones sensoriales confieren una visión engañosa.
Ahora bien, Atienza nos facilita adicionar una idea llamativa: estos puntos coordenados no son exclusivamente geográficos sino que pueden ser también temporales: ¿acaso el trazo ominoso de épocas apocalípticas y de cambio de era estará relacionado? Perseguiremos esta idea en la siguiente entrega.